lunes, 14 de diciembre de 2015

REAL SOCIEDAD * PARTE 1

REAL SOCIEDAD

La Real Sociedad de Fútbol, S. A. D., es un club de fútbol de España, establecido en la ciudad de San Sebastián (Guipúzcoa), que juega en laPrimera División.2 Tiene una larga trayectoria en la historia del balompié español, siendo uno de los únicos nueve equipos históricos que nunca han competido en división inferior a la Segunda División.

BAHÍA DE SAN SEBASTIÁN EN LA CIUDAD CON EL MISMO NOMBRE

Ha obtenido dos campeonatos de la Liga española de fútbol, dos títulos de la Copa del Rey y una Supercopa de España, así como diversos subcampeonatos en dichas competiciones y múltiples participaciones europeas a lo largo de su historia. Tras cuarenta temporadas consecutivas en la Primera División descendió a Segunda División en 2007, y volvió a la máxima categoría en 2010.
Ocupa el puesto 8º en la clasificación histórica de la Primera División de España y el 184º en la clasificación histórica mundial de la IFFHS. Es, además, el sexto equipo que más internacionales ha aportado a la Selección de fútbol de España y tiene el récord de jornadas consecutivas sin conocer la derrota en la Primera División de España.
El Athletic Club es el rival histórico de la Real Sociedad por excelencia. Los dos equipos mantienen una rivalidad desde sus comienzos, entre otras cosas porque son los dos principales equipos del País Vasco.
La Real Sociedad es, además, un club de carácter polideportivo. Al margen de su sección principal, la de fútbol, el club cuenta con otras cuatro secciones profesionales: las de atletismo, hockey hierba, pelota vasca y actividades subacuáticas.
La Real Sociedad de Fútbol, comúnmente llamada Real Sociedad, es un club de fútbol español de la ciudad de San Sebastián, en Guipúzcoa (País Vasco). Fue fundada en 1909 y juega en la Primera División de España. Es uno de los equipos clásicos de la máxima categoría del fútbol español, en la que ha jugado durante la mayor parte de su historia. Ocupa actualmente el puesto octavo en la Clasificación histórica de la Primera División y cuenta en su palmarés con 2 títulos de Liga, 2 títulos de Copa del Rey y una Supercopa de España. Ha sido subcampeón de Liga en 3 ocasiones (la más reciente en la temporada 2002-03) y de Copa en otras cinco. En Europa su mejor participación se remonta a la Copa de Europa de fútbol de 1982-83 en la que alcanzó las semifinales y fue eliminada por el futuro campeón, el Hamburgo.
HISTORIA DE LA REAL SOCIEDAD DE SAN SEBASTIAN

Orígenes del club (1904-1910)

Aunque la Real Sociedad fue oficialmente fundada en 1909, se pueden remontar sus orígenes a unos años antes, concretamente a 1904.
En agosto de 1904 se fundó en San Sebastián el San Sebastián Recreation Club, un club polideportivo que incluía entre sus múltiples secciones deportivas, una dedicada al foot-ball. Este fue el primer club de fútbol formalmente establecido en la ciudad y también el primer club guipuzcoano que participó en un campeonato nacional, al presentarse a la Copa del Rey de Fútbol 1905. Aquel equipo jugaba con unas llamativas camisetas de rayas amarillas y verdes, que un siglo más tarde recuperaría la Real Sociedad como segundo uniforme en homenaje a su directo antecesor durante las temporadas 2007-08 y 2008-09. Este club fue el que inauguró en 1906 el Campo de Fútbol de Ondarreta, primer campo de fútbol que tuvo la ciudad.
Sin embargo, la sección de fútbol del Recreation Club tuvo una vida corta. Por disensiones internas, hacia finales de 1907 o comienzos de 1908, los integrantes de la sección de fútbol del club deciden separarse y formar un club independiente. Es así como nace el San Sebastián Foot-Ball Club, segundo hito de esta historia. El San Sebastián FC fue el primero que adoptó los colores azul y blanco representativos de la bandera de la ciudad para su uniforme, aunque por aquel entonces la camiseta era totalmente blanca con las iniciales SS bordadas en azul y el pantalón azul, diferente de la actual camiseta realista. Sin embargo este club no podía participar en la Copa del Rey de Fútbol, ya que los estatutos de esta competición exigían que los participantes debían estar legalmente inscritos en el registro civil con un año de antigüedad, requisito que el San Sebastián FC no cumplía. Para regatear este requisito legal el San Sebastián FC se apoyó en un club ciclista que existía en la ciudad y que estaba legalmente inscrito desde febrero de 1907, el Club Ciclista de San Sebastián, bajo cuyo paraguas se presentaron a la Copa del Rey de Fútbol 1909.
El Club Ciclista tuvó una brillante actuación en el torneo de Copa, eliminó en una ronda preliminar al Athletic Club por 4:2, en semifinales al Galicia FC por 2:0 y se impuso en la final al Club Español de Madrid por 3:1, el 8 de abril. Aquel equipo estaba formado por Pedro Bea; Alfonso Sena, Manuel Arocena; Domingo Arrillaga, Bonifacio Echeverría, José Rodríguez; Miguel Sena, Mariano Lacort, C.F.Simmons, G.McGuinness y J.Biribén.
Este éxito impulsó a aquellos jugadores a constituirse definitivamente en una entidad legalmente establecida e independiente del Club Ciclista. Así unos meses más tarde, el 7 de septiembre de 1909 se constituía legalmente la Sociedad de Foot-Ball de San Sebastiánbajo la presidencia de Adolfo Sáenz-Alonso. Cinco meses más tarde, el 11 de febrero de 1910, el rey Alfonso XIII, que era un veraneante habitual de la ciudad, le concedió el título de Real al club recién nacido, que a partir de entonces pasó a ser conocida como la Real o la Real Sociedad.
De cara a la edición de la Copa de 1910 el Club Ciclista (Real Sociedad) trató de hacer valer su condición de campeón vigente del torneo para organizarlo en San Sebastián, reclamación a la que se opusieron la mayor parte de los clubes que formaban la Federación Española de Clubes de Fútbol. Por ello se declaró en rebeldía y apoyado por otros clubes importantes (Madrid FC y Athletic Club) organizó un torneo paralelo en el Campo de Ondarreta en San Sebastián, torneo que años más tarde sería reconocido por la RFEF e incluido en el palmarés de la Copa. En aquel torneo no participó el Club Ciclista ni la Real Sociedad (no tenía el año de antigüedad que requerían los estatutos), sino el Vasconia Sporting Club, que era otro club deportivo donostiarra que se había prestado a dejar su licencia esta vez. De hecho la prensa de la época consideraba a Club Ciclista, Real Sociedad y Vasconia como tres caras de la misma institución.1 El Athletic Club venció al Vasconia en el partido decisivo del torneo triangular por 1:0 haciéndose con el torneo. Por los donostiarras jugaron aquel partido decisivo el 20 de marzo, Pedro Bea; Poto, Alfonso Sena, José Ángel Berraondo, Bonifacio Echeverria, Goitisolo, Leturia, C.F.Simmons, G.McGuinness, Mariano Lacort y Sauress.
Solo 6 días después jugó la Real Sociedad su primer partido como tal. Fue el 26 de marzo de 1910, un amistoso en el campo de Ondarreta frente al conjunto inglés London Nodmans. El primer once oficial de la historia de la Real lo formaron Pedro Bea; Domingo Arrillaga, Pérez; Airreveche, Bonifacio Echeverría, Irureta; Saura, Goitisolo, McGuinness, Simmons y Prat.
Así es como la Real Sociedad nace con un título y un subcampeonato de Copa del Rey en su palmarés, aunque ninguno de los dos hubieran sido bajo su auténtico nombre

Atocha, el Campeonato Norte y la rivalidad con Athletic (1910-1918)

Los primeros años de la década son de inestabilidad en el fútbol español, con varios cismas federativos y escándalos en la Copa del Rey. La Real, que ya había encabezado el cisma de 1910, vuelve a participar en el de 1913, disputando la final de la Copa de la UEC al FC Barcelona. En 1913 se crea la RFEF, nacen las federaciones regionales, con sus respectivos campeonatos regionales, que se establecen como fase clasificatoria previa para el Campeonato de España. La Real Sociedad estrena en 1913 un nuevo campo de fútbol: Atocha y disputa durante esos años el Campeonato del Norte con otros equipos vascos. Aunque la Real, por varios motivos, no logra clasificarse para ningún campeonato de España, se consolida como uno de los cuatro grandes del fútbol vasco y nace una fuerte rivalidad con los otros tres, especialmente con el Real Unión y Athletic Club.
En 1911 se puso fin al cisma de 1910 del fútbol español con una solución de compromiso y se disputó un Campeonato de Copa unificado. La sede de la competición fue el campo de Jolaseta deGuecho (Vizcaya), donde tenía sede el Athletic Club, ganador de la edición del campeonato cismático del año anterior. Así se atendió por fin, por parte de la federación, la reclamación histórica de los equipos vascos de no celebrar el campeonato siempre en Madrid, sino en casa del vigente campeón. La Real Sociedad disputó una eliminatoria antes del torneo con el Racing Club de Irúnpara determinar cual de los dos equipos representaría a Guipúzcoa en el torneo. Una victoria a domicilio en Irún (2:4) permitió a los realistas clasificarse para el torneo de Copa. Sin embargo, el campeonato de la reconciliación, no estuvo exento de polémica. La Real Sociedad impugnó el resultado del primer partido del torneo, una ronda previa en la que el Athletic había eliminado alFortuna de Vigo. La Real Sociedad consideraba que dos de los tres jugadores ingleses en la alineación del Athletic (Sloop y Martin) no cumplían el requerimiento federativo de llevar dos años residiendo en España. La denuncia no prosperó y varios equipos se plantaron en señal de protesta por ello. Entre ellos se encontraba la Real Sociedad, que se retiró sin jugar un solo partido del torneo a petición de los padres de los jugadores, dado el ambiente hostil que se había generado en Bilbao contra los realistas a causa de la denuncia. El Athletic, sin alinear en el resto de partidos a los dos ingleses causantes de la polémica, ganó aquel torneo de Copa, donde hubo además de este incidente otras cuantas polémicas. La Copa del Rey de 1911 fue el primerencontronazo importante que afectó a la rivalidad entre Athletic y Real, natural por otro lado al tratarse de los equipos representativos de las capitales de las dos provincias vascas más pobladas. Fue también según algunos la causa del inicio de la política del Athletic de contar únicamente con jugadores vascos.
En la siguiente edición, la de 1912, fue el Irún Sporting Club, el otro equipo irunés del momento, el que se enfrentó con la Real Sociedad, para determinar el representante guipuzcoano en el torneo. El Sporting había derrotado con anterioridad al Racing Club de Irún en la disputa por la supremacía local. Esta vez la Real no se pudo imponer al representante del fútbol irunés y tras dos empates, en el tercer y definitivo partido el Sporting se impuso 1:0 a la Real, dejándola fuera del torneo de Copa.
En 1913, el compromiso alcanzado dos años antes se había terminado, y nuevas discrepancias entre los clubes causaron la creación de dos torneos paralelos, uno organizado por la FECF enMadrid y otra por la cismática Unión Española de Clubs (UEC) de reciente creación, que se disputó en Barcelona. A la UEC se adhirieron como clubes más importantes el FC Barcelona y la Real Sociedad. Dado que entre los clubes adscritos a esta nueva federación se encontraba el Irún Sporting Club, la Real tuvo que disputar una eliminatoria previa con los iruneses para determinar el representante guipuzcoano. A cuatro partidos, la Real ganó 3 de ellos, empatando el restante, con lo que se desquitó de la eliminación del año anterior; y pudo acudir al torneo de Barcelona. Por la deserción de los otros clubes inscritos al torneo de la UEC, este quedó al final limitado a una eliminatoria entre FC Barcelona y Real Sociedad a doble partido. Los dos partidos acabaron con empate (2:2) y (0:0). El partido de desempate, celebrado el 23 de marzo de 1913 acabó con victoria culé por 2:1. La alineación realista de aquel partido la compusieron: Eizaguirre; Eguía,M.Arrate; Arruti, Machimbarrena, Leturia; Artola, A.Sena, Arrillaga, E.Rezola y Minondo. Respecto a los partidos anteriores los únicos cambios en las alineaciones era la presencia del defensa Eguía en lugar de Berraondo, y de Rodríguez en lugar de Rezola
En 1913 se puso fin a las disputas de los años anteriores. Se fundó la actual Federación Española de Fútbol, como gesto de reconciliación se reconocieron en el palmarés de Copa los campeonatos cismáticos de 1910 y 1913, se crearon varias federaciones regionales, y se estableció que los campeonatos regionales que se disputasen servirían como fase clasificatoria del Campeonato de España, siendo el campeón de cada campeonato regional, el que acudiría al campeonato nacional (Copa del Rey). La Real queda encuadrada en el Campeonato Regional del Norte, que comparte con otros equipos vascos, navarros y cántabros. De cara a esta nueva etapa que implica, por primera vez, la celebración de una competición regular con varios partidos como local cada temporada, la Real se muda a un nuevo campo de fútbol. Es el nacimiento del histórico Campo de Fútbol de Atocha (Atotxa) situado en el barrio donostiarra de Eguía en el lugar donde estaba con anterioridad instalado un velódromo. El partido inaugural de Atocha se celebra el 5 de octubre de 1913 y enfrenta en un amistoso a la Real con el Athletic Club. El partido finalizó con empate a 3 goles, siendo el autor del primer gol del campo el histórico delantero rojiblanco Pichichi. La primera alineación realista en Atocha la compusieron Eizaguirre; M.Arrate, Berraondo;Machimbarrena, Casanova, Leturia, Minondo, Sydler, Echevarría, A.Sena y M.Elosegui.
El campeonato regional de 1913-14 arrancó unos pocos días más tarde, el 12 de octubre, con la presencia de 6 equipos (Athletic Club, Arenas de Getxo, Deportivo Bilbao, Sporting de Irún,Rácing de Irún y Real Sociedad. La Real arrancó bien el torneo con victorias en los 3 primeros encuentros y empate con el Athletic en en el cuarto encuentro. Sin embargo en enero fue derrotada consecutivamente en casa por Arenas y Racing, poniendo fin a sus posibilidades de ganar el torneo, que finalmente se llevaría el Athletic Club. El encuentro que disputaron Racing y Real Sociedad en Atocha el 19 de enero puso claramente de manifiesto la gran rivalidad que mantenían ya los dos equipos guipuzcoanos. Durante el partido se produjo una bronca monumental por el juego extremadamente duro de los iruneses que llegaron a mandar a la enfermería al portero realista Eizaguirre dejando a la Real con diez jugadores y sin portero. El partido acabó en invasión del campo por parte de los enfurecidos aficionados realistas y suspensión del encuentro a falta de 20 minutos cuando ganaban los iruneses 2:5.2 Aunque el partido debería haberse repetido por el reglamento vigente y quedaba por disputarse la vuelta en Irún, la Real se negó a competir más con el Racing Club, hasta que este no se disculpara formalmente por su actitud; al negarse los iruneses a hacerlo elevó una protesta formal a la Federación Norte contra sus rivales. Al hacer caso omiso la federación a las quejas realistas, la Real optó por retirarse de la siguiente edición de la competición para no tener que jugar con el Racing y a modo de protesta; razón por la cual no disputó la edición del campeonato regional de 1914-15.3

La Real regresó al Campeonato del Norte en la edición de 1915-16, que componían 8 equipos. Los dos equipos iruneses se habían fusionado para entonces en un nuevo club más potente; elReal Unión, que heredó la rivalidad que mantenía la Real con Racing. El Deportivo Bilbao ya no estaba en el campeonato y aparecían nuevos clubes; Ariñ Sport de Bilbao, Jolastokieta de San Sebastián y Club Portugalete. Seguían Athletic Club, campeón de las 2 primeras ediciones y Arenas de Getxo. La Real compitió en este torneo a gran nivel. En casa solo cedió un empate frente al Arenas y a domicilio solamente perdió frente a Real Unión y Athletic, ganando el resto de partidos. Ello le permitió acabar el torneo en la cabeza de la clasificación empatado a puntos con el Athletic. El Athletic realmente había obtenido 2 puntos menos sobre el campo, pero la federación le dio ganador del partido contra el Jolastokieta que había perdido inicialmente, por alineación indebida de los donostiarras. Un partido debía determinar el campeón y por ende el equipo que se clasificaría para la Copa del Rey. La Federación del Norte eligió el Campo de Fútbol de Amutede Fuenterrabía, campo local del Real Unión, como lugar del encuentro. La Real se negó a ello debido a la gran hostilidad que le profesaba la afición irunesa alegando la posibilidad de que se pudieran producir altercados públicos. Por ello propuso la celebración del encuentro en un campo neutral fuera de Guipúzcoa y Vizcaya; o la celebración del encuentro a puerta cerrada. La Federación Española dio la razón a la Real y conminó a la Federación del Norte a que llevara a cabo estas medidas; mientras que el Gobernador Civil de Guipúzcoa prohibió la celebración del partido. En Bilbao la Federación del Norte no atendió ni a las reclamaciones realistas ni a las órdenes de la Federación Española; y dado que existía una prohibición gubernativa de celebrar el partido en Guipúzcoa, lo organizó en Vizcaya, proponiendo como alternativa el Campo de Jolaseta de Guecho, campo local del Arenas y antiguo campo local del Athletic. El día que estaba convocado el partido, la Real Sociedad no acudió, considerando que el lugar elegido no era un campo neutral y se dio como ganador del partido y campeón del torneo al Athletic Club, que así ganaba el torneo regional por tercer año consecutivo.4 Como castigo por su postura la Federación Norte expulsó a la Real Sociedad de su seno y durante la temporada 1916-17, la Real se quedó sin competir en competición oficial. Con posterioridad una amnistía de la Federación permitió a la Real Sociedad volver a afiliarse a la misma y disputar el Campeonato de Serie A.
La edición de 1917-18 la disputaron solo los 4 equipos grandes del fútbol vasco (Arenas, Athletic, Real Unión y Real Sociedad), que se enfrentaron en dos vueltas. La Real cuajó un pésimo campeonato, perdió todos sus partidos como visitante. En casa solo fue capaz de ganar un partido al Arenas y empatar uno con el Athletic. Sobre los partidos con el Real Unión las fuentes varían, ya que algunas indican que la Real empató también uno contra el Real Unión, mientras que otras indican que el Unión le ganó todos los partidos. En cualquier caso llegó la última jornada del torneo, el 17 de febrero, la Real que no se jugaba nada recibía como local a un Athletic (17 ptos.) que se disputaba el título con el Real Unión (16 ptos.). Los iruneses jugaban a su vez enGuecho. Con resultado 2:2 el partido de Atocha se suspendió por incidentes. La Federación sancionó a la Real Sociedad con la clausura de su campo entre otros castigos. La Federación Española acordó la repetición del partido en Atocha, pero el Athletic no se presentó. La Federación Norte no acató a su vez la resolución de la española y acordó la repetición del partido enSantander, a la que no se presentó la Real. Por todo ello y vistos los precedentes que afectaban a las relaciones entre clubes guipuzcoanos y vizcaínos, la Federación Española decidió dividir la Federación Norte en dos federaciones separadas, la Guipuzcoana y Vizcaina declarando campeón de las mismas a Real Unión y Athletic Club respectivamente. Ambos deberían eliminarse entre sí para determinar representante en el campeonato de España. El Athletic, disconforme con la decisión por considerar que ellos habían ganado el Campeonato del Norte, renunció y fue el Real Unión quien acudió al Campeonato de España 1918. El Real Unión obtuvo su primer título.
A partir de la temporada 1918-19 se disputó un Campeonato Regional de Guipúzcoa.5

La época del campeonato guipuzcoano: Real Sociedad vs Real Unión (1918-1928)

Artículo principal: Campeonato Regional de Guipúzcoa
La primera edición del Campeonato de Guipúzcoa (1918-19) la disputaron 4 equipos Izarra de Eibar, CD Esperanza, Real Unión y Real Sociedad. Esta vez sí pudo la Real ganar el torneo en un mano a mano con el Real Unión no exento de polémica. En el último y decisivo partido del torneo disputado en Atocha el 16 de marzo de 1919, cuando el partido iba 1:0 a favor de los donostiarras, los jugadores del Real Unión decidieron retirarse disconformes con la actuación arbitral. El Real Unión fue descalificado del torneo y la Real Sociedad se clasificó por primera vez para la Copa del Rey desde 1913. Sin embargo en la Copa del Rey de Fútbol 1919 la Real se emparejó con su bestia negra copera, el FC Barcelona que le eliminó con relativa facilidad.
Durante los siguientes años el Campeonato Guipuzcoano fue un mano a mano directo entre Real Sociedad y Real Unión, siendo el tercer equipo en liza del campeonato el Club Deportivo Esperanza de San Sebastián, aunque el nivel de estos se encontraba lejos del de los dos primeros. En ese mano a mano particular los iruneses se mostraron superiores a la Real durante las siguientes tres temporadas, cerrando el paso a los donostiarras al campeonato nacional. A pesar de estar alejado de la competición de Copa, la Real tenía durante esos años la consideración de ser uno de los equipos punteros del fútbol estatal. De hecho, cuando se confeccionó la lista de convocados de la Selección Española para los Juegos Olímpicos de Amberes 1920 se incluyeron cuatro jugadores realistas: Agustín Eizaguirre, Mariano Arrate, Silverio Izaguirre y Juan Artola. Arrate fue de hecho el capitán de la primera selección española de la historia, la que disputó aquellos Juegos Olímpicos.
No fue hasta la edición de 1922-23, cuando la Real Sociedad se impuso por fin al Real Unión en el Campeonato Regional, tras acabar la clasificación con los mismos puntos y vencerla en un desempate disputado en Bilbao. En la Copa del Rey de Fútbol 1923 la Real eliminó al Vigo Sporting y en semifinales quedó emparejada con un viejo conocido: el Athletic Club. Los leones, que acabaron consiguiendo el título aquel año, eliminaron a la Real tras empatar a 0 en Atocha y ganar 2:0 en el Estadio San Mamés.
El siguiente año 1923-24 el título volvió a manos del Real Unión. Como siempre el torneo se decidió en los enfrentamientos directos, mientras que los iruneses ganaron 4:2 en casa; en San Sebastián se produjo un empate. El Real Unión se proclamaría esa temporada campeona del torneo de Copa, adjudicándose el título en la final disputada en casa del eterno rival, en el Estadio de Atocha frente al Real Madrid.
La temporada 1924-25, la Real Sociedad se impuso a los iruneses, vigentes campeones de España. Esta vez en los enfrentamientos directos, la Real Sociedad ganó los dos encuentros en casa contra el Real Unión y arrancó un decisivo empate en uno de los dos encuentros de Irún. De esa forma, empatando en la última jornada a domicilio contra Osasuna la Real Sociedad se aseguró acabar con un punto por delante del Real Unión y meterse en el campeonato de España. En esta edición de la Copa del Rey de Fútbol 1925, se realizó una liguilla previa a las eliminatorias, que enfrentó al Campeón de Guipúzcoa, con el de Vizcaya y Cantabria. En una competición muy igualada, la clasificación se decidió en el partido del 29 de marzo que enfrentó en Jolaseta a Arenas Club de Guecho con la Real venciendo los primeros 3:1. En caso de empate la Real se hubiera asegurado al menos disputar un desempate con el Arenas por el primer lugar. No pudo ser y la Real cayó eliminada en la liguilla previa, frente al que más tarde acabaría siendo subcampeón del torneo.
A partir de la edición de la Copa del Rey de Fútbol 1926, la competición quedó abierta también a los equipos subcampeones de los campeonatos regionales. Dado que Real Unión y Real Sociedad mantenían una supremacía abrumadora en el campeonato guipuzcoano, esto les garantizó en la práctica participar a partir de esa edición todos los años en el campeonato nacional. El Real Unión le ganó a la Real el campeonato regional de 1925-26. En la Copa, la Real fue encuadrada en una liguilla previa con los segundos clasificados de Vizcaya (Arenas) y Cantabria (Gimnástica de Torrelavega). Aunque la Real se deshizo de sus rivales fácilmente por varias goleadas en esa liguilla, el posterior cruce de cuartos contra el campeón gallego, el Celta de Vigo, fue fallido para los donostiarras que cayeron eliminados.
La temporada 1926-27, fue la Real Sociedad la que ganó el campeonato regional imponiéndose al Real Unión. En la Copa del Rey de Fútbol 1927 le tocó en la liguilla previa medirse al Campeón de Vizcaya (Arenas) y al campeón de Aragón (Iberia SC). Arenas y Real empataron en la liguilla y tuvieron que disputar un partido de desempate en el Estadio Metropolitano de Madrid en el que el Arenas ganó 2:1. El Arenas acabó llegando a la final donde se enfrentó con el Real Unión, que había avanzado por el otro lado del cuadro. El Real Unión ganó su tercer y último título de Copa. En 1927 la Real hizo una gira por varios países europeos.
En la temporada 1927-28 la Real perdió el campeonato regional, pero en cambio logró, tras años fallando en el empeño, cuajar una gran campaña en la Copa del Rey de Fútbol. Con un ligero cambio en el formato, en la fase de grupos quedó emparejada con el otro equipo guipuzcoano Real Unión y los representantes catalanes (FC Barcelona y CE Europa) y aragoneses (Iberia SC y Patria Aragón). La Real y el Barcelona lograron superar esta fase como primero y segundo del grupo, con un punto de ventaja sobre el Real Unión, que quedó eliminado. Luego en la fase eliminatoria, la Real se deshizo del Celta de Vigo y del Valencia CF, volviendo a encontrarse con el FC Barcelona en la final. Aquella fue una de las finales más épicas de Copa que se recuerdan, la triple final de Santander contra el FC Barcelona. Fue una final tan igualada que requirió la disputa de tres partidos. El primer encuentro, jugado el 20 de mayo terminó con empate a 1 y tuvo como anécdota la famosa batalla poética entre Rafael Alberti y el txuriurdin Gabriel Celaya. Alberti, que estaba presenciando el partido, escribió "Oda a Platko" en honor de la memorable actuación del portero húngaro del Barcelona; Celaya le respondió con "Contraoda del poeta de la Real Sociedad", donde le respondía diciendo que más que a Franz Platko era al árbitro a quien tenía que dar las gracias el FC Barcelona. El mismo resultado se dio 5 días después en la repetición de la final. Luego la final se suspendió durante un mes ya que la selección española debía acudir a los Juegos Olímpicos de Ámsterdam 1928. El seleccionador español José Ángel Berraondo, ex-jugador y ex-entrenador de la Real llevó a Ámsterdam a media plantilla de la Real Sociedad, 9 jugadores; (Amadeo, Marculeta, Kiriki, Mariscal, Trino, Zaldúa, Paco Bienzobas, Cholín e Izaguirre. El FC Barcelona apenas aportó jugadores a aquella selección ya que sus jugadores eran ya profesionales, a diferencia de los de la Real, y tenían prohibida su participación en los Juegos Olímpicos. Tras la disputa de la Olimpiada, la final se reanudó el 29 de junio, y el FC Barcelona consiguió la victoria por 3:1. Aquel equipo realista que estuvo a punto de ganar la Copa de España estuvo formado por Izaguirre; Arrillaga, Zaldúa; Amadeo, Marculeta, Trino; Bienzobas, Mariscal, Cholín, Ilundáin y Yurrita. Kiriki que había jugado los primeros dos partidos se lesionó en la Olimpiada.

La Liga

Desde 1926 los clubes españoles buscaban organizar un sistema de Liga, como el que operaba en otros países, sin embargo no lograban ponerse de acuerdo entre sí. Existían 2 posturas enfrentadas, los "minimalistas" (que apoyaban un campeonato reducido a pocos clubes) y los "maximalistas" (que abogaban por un campeonato abierto a más clubes). Finalmente, ambas posturas lograron un consenso en una asamblea celebrada el 23 de noviembre de 1928 para la organización de un campeonato de Liga, y para ello se estableció un sistema basado en categorías/divisones. En la Primera División, máxima categoría que constaría de 10 clubes, se acordó que jugarían los clubes que se habían proclamado hasta la fecha campeones de la Copa del Rey (Athletic Club, Real Madrid, FC Barcelona, Real Unión de Irún, Arenas de Guecho y Real Sociedad) más 3 finalistas (Atlético de Madrid, CE Europa y RCD Español). Para decidir la décima plaza, se organizó un torneo eliminatorio entre 8 clubes, el cual venció el Racing de Santander. El campeonato comenzó en febrero de 1929 para concluir en junio del mismo año.
El debut de la Real en esta competición se produjo el 10 de febrero de 1929, jugando un histórico derbi vasco contra el Athletic Club en Atocha. El resultado fue de empate a 1. La primera alineación de la Real en Liga la formaron Izaguirre, Ilundain, Galdós, Amadeo,Marculeta, Trino, Kiriki, Mariscal, Cholín, Paco Bienzobas y Yurrita. Al final del torneo, la Real ocupó el cuarto lugar y uno de sus jugadores, Paco Bienzobas se convirtió en el máximo goleador de la Liga, con 17 goles. Aquel momento marcó el mejor lugar de la Real Sociedad en la Clasificación histórica de la Liga.
A partir de entonces se inician unas temporadas de altibajos, en las que la incapacidad de mantener a sus mejores jugadores impide que se consolide el equipo; no obstante, se consigue un tercer puesto en la Liga 1930-31. Ese año, con la instauración de la Segunda República Española el club cambiará de nombre (denominándose Donostia Football Club) y de escudo (eliminando la corona monárquica).

Durante la Guerra Civil (1936-39)

El estallido de la Guerra Civil en julio de 1936 trajo consigo la paralización de los campeonatos futbolísticos. La ciudad de San Sebastián se vio afectada por los combates en los primeros 2 meses de la guerra, aunque tras la caída de la ciudad en manos de los sublevados en septiembre de 1936, la ciudad quedó durante los siguientes tres años del conflicto en la retaguardia, por lo que no se vio afectada directamente por acciones bélicas. En julio de 1937 al año de iniciarse la guerra, tres antiguos directivos de la Real, los señores Francisco Molins, José Merino y José María Lobato tomaron la iniciativa de retomar la actividad del club deportivo; convocaron una junta general a la que tan sólo acudió un socio. En esa coyuntura Molins decidió ocupar el puesto de presidente y comenzó la tarea de reconstruir el equipo partiendo prácticamente de cero. Se realizó una convocatoria en prensa para buscar jugadores a la que respondieron algunos veteranos del equipo de antes de la guerra, así como un buen número de jóvenes e incluso varios jugadores vascos del Athletic Club de Madrid, a los que el conflicto había cogido en San Sebastián. La dirección de la nueva plantilla correspondió a dos antiguos jugadores, Argentino Peña y el histórico Martín Marculeta, que colgó las botas durante la guerra como jugador-entrenador del Donostia FC. Durante 1938 el club juega un torneo regional semi-oficial, el Torneo Brigadas de Navarra, que le enfrenta a otros equipos del País Vasco, Navarra y regiones limítrofes, en el que el todavíaDonostia FC no obtuvo grandes resultados. Poco antes de finalizar la guerra, en los primeros meses de 1939 se jugó el Campeonato Regional de Guipúzcoa, ya con carácter oficial, en el que el Donostia FC fue subcampeón, y obtuvo su clasificación para la Copa de 1939.

El equipo ascensor (1939-1949)

Acabada la guerra se intentó que la actividad futbolística volviera a la normalidad. Debido al estado del país después de la guerra y a la economía de muchos clubes, se planteó una temporada de transición en la Segunda División con un sistema de 5 grupos de 8 equipos cada uno agrupados por criterios de proximidad geográfica. Los equipos a participar en dicha categoría se eligieron de acuerdo a criterios políticos para dar representatividad a todas las ciudades importantes y regiones que no tuvieran ya equipos en Primera División. El Donostia FC fue encuadrado en uno de esos 5 grupos, junto con otros siete equipos vascos. Durante el transcurso de la temporada 1939-40 el club recuperó su denominación tradicional de Real Sociedad. El nuevo régimen político surgido de la guerra, a pesar de no tener como jefe de estado a un rey, se autoconsideraba oficialmente como "Reino", y por tanto permitía la utilización de simbología monárquica. Ello trajo como consecuencia que la gran mayoría de clubes que tuvieron con anterioridad a la instauración de la república el título de real, recuperaran su anterior denominación.
La Real de la primera temporada de la posguerra era una mezcla de algún veterano como el delantero Cholín, junto con jóvenes promesas como el guardameta Ignacio Eizaguirre, hijo del mítico Agustín, Balbino Aramburu, los hermanos Fernández Berridi, José María Marculeta hermano menor de Martín Marculeta, José María Querejeta, etc. Al frente del equipo como entrenador se encontraba Sebastián Silveti. Aquella temporada empezó bien para el equipo donostiarra que se impuso claramente en el grupo vasco de segunda división, pero en la definitiva liguilla de ascenso no pudo conseguir su objetivo de recuperar la máxima categoría.
Durante toda la década de 1940 las dificultades económicas fueron una constante y constituyeron un lastre para mejorar el rendimiento deportivo del equipo. El problema de fondo era la imposibilidad de competir con las ofertas que otros equipos hacían a los jugadores de mayor nivel lo que traía consigo la marcha de éstos y en consecuencia la perdida de poder competitivo. Como ejemplo tras la campaña de 1939/40, la Real Sociedad perdió a sus dos mayores promesas, el portero Ignacio Eizaguirre y el delantero Epi, que fueron fichados por el Valencia CF al acabar la temporada 1939-40. Estos dos futbolistas llegaron a ser internacionales. También se marchó Cholín al Granada CF al acabar aquella primera temporada.
Sin embargo y pese a las dificultades económicas, la temporada siguiente (1940/41) se consiguió volver a Primera división. La Real volvió a imponerse claramente en su grupo de Segunda división y en esta ocasión, pese a un comienzo discreto, consiguió la segunda plaza en la liguilla de ascenso, por detrás del Granada CF y superando a Deportivo de La Coruña y CD Castellón. De esta manera la Real recuperaba la categoría perdida, obteniendo por primera vez en su historia, un ascenso a la máxima categoría. La plantilla que consiguió aquel ascenso la formaban jufadores como Eguía; Querejeta, Izaga; F.Berridi, Patri, Simón; Pedrín, Bidegain, Terán, Azpiazu y Chipía. Además el equipo donostiarra tuvo también una destacada actuación en la, Copa del Generalísimo de fútbol 1941 en la que eliminó al Real Valladolid y al campeón de Liga, el Atlético Aviación, antes de caer eliminada frente al RCD Español en semifinales. Como dato anecdótico, aquella temporada 1940-41 se produjo la mayor goleada conseguida por la Real en su historia al imponerse el 8 de enero de 1941 por 14:2 al Real Valladolid.
La fama de equipo ascensor comenzó a fraguarse en los años siguientes. Así en la temporada 1941-42 la Real no pudo mantener la categoría y concluyó el campeonato como farolillo rojo con solo 12 puntos en 26 partidos. Patxi Gamborena sustituyó a Silveti como entrenador a media campaña por los malos resultados del equipo, pero no fue capaz de enderezar el rumbo de la nave. A pesar de veteranos como Paco Bienzobas o el exjugador del Athletic Roberto Echevarría, aquel equipo era demasiado bisoño como para mantenerse en la categoría y acabó pagando su falta de experiencia. Además al acabar la temporada la Real pierde a José María Querejeta, que es fichado por el Real Madrid y a Chipía, traspasado al Sporting de Gijón. Como nota positiva cabe decir que aquella temporada debutó un joven Sebastián Ontoria, que con el paso de los años se convertiría en el jugador con más partidos en la historia del club. El fracaso en la vuelta a Primera causó una crisis institucional y la dimisón de Molins como presidente, siendo sustituido por Pedro Chillida, como nuevo mandatario blanquiazul.
La primera medida de Pedro Chillida como presidente fue la de llamar a un entrenador que era perfecto conocedor del club, Benito Díaz, que se encontraba en Francia entrenando al Girondins de Burdeos. Gracias al "Tío Benito" la parada del ascensor en la planta de segunda división fue breve y al año siguiente (temporada 1942-43) la Real Sociedad volvió a Primera División. En esta ocasión la Real se impuso en su grupo, y luego superó en la liguilla final a Real Valladolid, Sporting de Gijón, SD Ceuta y Jerez CF, logrando el ascenso directo junto con el CD Sabadell. El equipo-base que ascendió a Primera estaba gormado por Sebitas, Tellería, Izaga, Santi, Patri, Urbieta, Terán, Bidegain, Unamuno II, Ontoria y Pedrín. Entre los jugadores debutantes esa temporada se encontraban el delantero Unamuno II y un prometedor portero, Eduardo Chillida, futuro escultor de fama internacional, que era hijo del presidente y que tuvo que retirarse esa misma temporada a raíz de una grave lesión.
Sin embargo las temporadas siguientes no son buenas para el club. Nuevamente en la temporada 1943-44 el equipo donostiarra perdió la categoría. El descenso no fue tan sonado como en la ocasión anterior, pero si igual de inapelable. Con 17 puntos en 26 partidos, la Real se quedó a una victoria de forzar la promoción, pero descendió como penúltimo clasificado. En esta ocasión la estancia en Segunda División de iba a prolongar durante las tres temporadas siguientes.
La directiva siguió confiando en Benito Díaz y en la vuelta a segunda durante la temporada temporada 1944-45 la Real Sociedad se quedó muy cerca del ascenso, cuarta, a un punto de la promoción y dos del ascenso directo. Pedro Chillida fue sustituido en la presidencia por Felipe Arteche aquel año, pero Díaz siguió al mando del timón deportivo realista. El club se encontraba en aquellos años inmersa en una economía de guerra sin capacidad de realizar fichajes y traspasando jugadores para sobrevivir.
En la temporada 1945-46 la Real Sociedad ocupó la sexta plaza, aunque sólo a 2 puntos de la promoción. Finalmente el tan ansiado ascenso se producirá durante la temporada 1946-47. Benito Díaz realizó aquella temporada una revolución táctica en el fútbol español. El entrenador donostiarra comenzó durante esa temporada a utilizar una táctica futbolística, la "WM", inventada por el entrenador inglés Herbert Chapman durante los años 1920 en el Arsenal FC, pero que nadie había utilizado hasta entonces en el fútbol español. Básicamente la táctica consistía en jugar con tres defensas, dos medios volantes, dos interiores y tres delanteros. Los cinco primeros formaban una especie de “W” y los restantes una “M”. La Real utilizó por primera vez esta táctica en la temporada 1946-47 durante su visita al campo del Ferrol, imponiéndose en aquel partido por 3:4. Aunque la táctica de Díaz fue tachada por sus detractores como ultra-conservadora (según los cánones de la época), ganándose el despectivo mote de el autobús de Benito Díaz, pronto fue adoptada por otros muchos equipos debido a su eficacia. Aquella temporada tras unos comienzos dubitativos la Real permaneció durante casi toda la temporada en la tercera plaza que daba derecho a jugar la promoción de ascenso. Sin embargo en las últimas jornadas la Real se vio relegada a la cuarta posición que la dejaba de nuevo en segunda pero dos victorias consecutivas, frente al Real Betis en Sevilla y frente al RCD Mallorca en casa la devolvieron al tercer puesto. La promoción enfrentó a Real Sociedad y Real Murcia en el Estadio Metropolitano de Madrid. La Real se impuso por 2:0 con goles de Castivia y Campos logrando de esta manera el ascenso. El once txuri-urdin estaba formado por Galarraga, Echániz, Patri, J.M.Marculeta, Ontoria, Urra, Pérez, Campos, Vázquez, Hériz y Castivia.
La temporada 1947-48 trajo un nuevo descenso ya que la Real terminó la Liga en penúltima posición. Paradójicamente el papel en la Copa de 1948 fue muy bueno. La Real eliminó a At. Zaragoza, CD Sabadell, Gimnástic de Tarragona y Valencia CF antes de caer frente al Sevilla CF en semifinales. Es preciso señalar que la eliminatoria contra el Valencia dejó graves secuelas ya que varios jugadores contrajeron fiebres de Malta lo que supuso para algunos una baja prolongada y en algún caso la retirada del fútbol.
Durante la temporada 1948-49 se produjo por fin un hecho que a la larga trajo estabilidad al club. Las sucesivas directivas se habían esforzado en paliar el problema de la falta de ingresos del club, pero no lo lograron hasta que aquel año se acometieron por fin obras de remodelación del Estadio de Atocha. Al aumentar la capacidad del estadio, el club pudo aumentar el número de socios y consiguientemente los ingresos, con lo que pudo alcanzar cierta estabilidad económica. La temporada comenzó de manera atípica ya que las obras de remodelación del estadio hicieron que la Real comenzará la campaña con tres partidos consecutivos como visitante. Los tres partidos acabaron en derrota y los augurios eran negativos pero la Real se rehizo y entabló a lo largo del campeonato una dura pugna con CD Málaga y Granada CF. Los tres conjuntos llegaron empatados a la última jornada con la Real en primera posición gracias a la diferencia de goles entre ellos. La victoria donostiarra en su visita al Mestalla permitió mantener el liderato y ascender de nuevo a primera. El ascensor volvió así al piso superior. También logró por primera vez el título de Segunda División, algo que se le había escapado en los anteriores ascensos.

Años de estabilidad en Primera División (1949-1962)

A partir del ascenso de 1949 la Real Sociedad entró en un nuevo periodo de su historia. En los años 1950 la Real dejó de ser el equipo ascensor para vivir durante algo más de una década de forma estable en Primera división. Gracias a los ingresos extra que obtuvo el club por la ampliación de su estadio en 1948 pudo trazar un plan para consolidar al equipo en la máxima categoría del fútbol español. La directiva de Felipe de Arteche inició una operación retorno consistente en repatriar a jugadores vascos de nivel que militaban en equipos de otras regiones. Dentro de esa política la Real se reforzó de cara a la temporada 1949-50 a conciencia. Su refuerzo estrella fue el delantero internacional Epi del Valencia CF, que regresaba de esa manera 10 años después a su club de origen. También fichó a Carlos Basabe, un delantero bilbaíno que jugaba en el Atlético Madrid y al defensa elgoibarrés Ricardo Suárez que jugaba en el Racing de Santander en Segunda. También fichó la Real al centrocampista catalán Salvador Artigas un ex aviador republicano exiliado en Francia tras la guerra y con una larga trayectoria como futbolista en ese país. Debutó esa temporada, aunque jugó todavía poco, un prometedor delantero procedente del Baracaldo, José Luis Pérez Payá, que destacaría en los años venideros. La Real Sociedad ocupó un cómodo octavo lugar en aquel año, consiguiendo por primera vez en más de 15 temporadas la permanencia en Primera División.

De cara a la temporada siguiente, la 1950-51 la Real se reforzó con otros tres fichaje de relumbrón. Llegaron al club dos internacionales procedentes del Valencia CF, que habían sido ese verano de 1950 cuartos con la Selección Española en el Mundial de Brasil de 1950. Se trataba del delantero Silvestre Igoa y del portero Ignacio Eizaguirre. Ambos eran donostiarras, por lo queregresaban a casa y dieron muchas tardes de gloria al conjunto donostiarra durante esa década. También se fichó a Sabino Barinaga, un vizcaíno que había jugado durante la década anterior en el Real Madrid y que llegaba con la carta de libertad. Aquella temporada la Real cuajó su mejor campaña liguera desde el tercer puesto de 1930-31. Durante toda la temporada ocupó los puestos altos de la tabla, acabando al final en el quinto lugar. El quinto puesto tuvo como aliciente extra, que por primera vez la Real Sociedad conseguía acabar en Liga por delante de su rival histórico, el Athletic Club, que solo pudo ser séptimo. Para redondear aquella campaña histórica la Real Sociedad volvió 23 años más tarde a disputar una final de la Copa. Los realistas, dirigidos por Benito Díaz, brillaron especialmente en la Copa. Tras eliminar a Celta y Racing de Santander los donostiarras se enfrentaron en semifinales al Real Madrid. El partido de ida en Atocha acabó en vistoria de la Real 1:0. En el partido de vuelta los realistas volvieron a imponerse ganando por 0:2 con tantos de Barinaga y Caeiro. Su rival en la final fue por tercera vez el FC Barcelona. Sin embargo la revancha de la final de 1928 no fue posible. Aquel Barcelona contaba con grandes jugadores como Ladislao Kubala, Antonio Ramallets o César Sánchez y se impuso a la Real con facilidad por 3:0 en Madrid. Aquel fue el primer título del denominado Barça de las Cinco Copas que lo ganó todo durante los siguientes años. Mal rival.
Al acabar aquella temporada Benito Díaz decidió dejar su labor como entrenador y la Real buscó como sustituto a José Ignacio Urbieta, que había sido jugador del club unos años antes. Tras la brillante temporada 1950-51, los siguientes años pasaron sin pena ni gloria, el equipo fue 10ª en la temporada 1951-52, puesto que se repitió en la 1952-53 y 9ª en la 1953-54. Tras esos tres años discretos, la temporada 1954-55 la Real se quedó en 14º lugar y se vio obligada a jugar la promoción para mantener la categoría. Sus rivales fueron elAtlético Tetuán, RCD Español, Real Oviedo, Real Zaragoza y Granada CF. Tras disputar una liguilla, donostiarras y catalanes fueron quienes consiguieron mantener la categoría. El susto de esa campaña fuerza un cambio en la dirección deportiva. Urbieta, tras 4 años al frente del equipo, cede el testigo a Salvador Artigas
Durante 5 temporadas Artigas dirigirá al equipo (1955-1960). Durante esas temporadas la Real deambulará sin pena ni gloria por la parte media-baja de la tabla.
Es en estos años cuando la Real Sociedad toma una decisión de carácter estratégico como es la decidida apuesta por fomentar su propia cantera, frente a la política de fichajes foráneos que prolifera durante esos años, con los numerosos oriundos y nacionalizadosprocedentes de Sudamérica que llegan al fútbol español. En la temporada 1954-55 el equipo juvenil de la Real se proclamó Campeón de España derrotando en la final al Sevilla. Se decidió dar continuidad a aquella brillante generación, que todavía era muy joven para saltar a la primera plantilla, creando un equipo de regional. En 1957 el equipo de regional de la Real asciende a Tercera División. Como reglamentariamente no podían jugar en categoría nacional dos equipos con la misma denominación, se crea entonce un club filial de la Real, el San Sebastián CF, conocido popularmente como Sanse. El objetivo fundamental del Sanse ha sido ser el vivero de donde se nutre fundamentalmente la Real Sociedad y un simple vistazo a la lista de jugadores que han llegado a la Real pasando por el Sanse permite concluir que ha desarrollado brillantemente este papel.
Los años 60 no comenzaron muy bien para la Real. Ya en la temporada 1959-60, la última con Artigas al frente, los donostiarras se vieron obligados a jugar la promoción para mantener la categoría. La Real no comenzó mal la temporada pero una racha de siete derrotas consecutivas le llevó a los puestos comprometidos de donde ya no pudo salir. La Real concluyó la Liga en decimocuarta posición y se vio obligada a disputar la promoción contra el Córdoba CF. Los realistas, con un nuevo entrenador al frente del equipo, Joseba Elizondo, derrotaron a los andaluces en Atocha, pero los cordobeses hicieron lo propio en la vuelta. El desempate se jugó en Madrid y los donostiarras salvaron la categoría al imponerse 1:0.
La temporada siguiente (1960-61) el entrenador Baltasar Albéniz pareció devolver la tranquilidad a la Real que no pasó ningún apuro clasificatorio. Además se produjo una gran alegría, ya que el Sanse debutó en Segunda División,
Sin embargo la temporada 1961-62 fue un desastre para la afición realista. Un club, que a pesar de algún susto, parecía estar consolidado en Primera División, se vino abajo de manera incomprensible y vivió un amargo descenso. La Real contó con la baja del portero Josetxo Araquistáin traspasado al Real Madrid. En contraprestación el Madrid cedió a cuatro jugadores (Villa, Raba, Chus Herrera y el sueco Simonsson, por lo que el equipo parecía reforzado, pero estos fichajes no dieron el nivel esperado. La trayectoria del equipo fue mala desde el primer momento y se trató de buscar de nuevo la solución interina de Joseba Elizondo, quien sustituyó a Baltasar Albéniz, pero esta vez no obró el milagro. Finalmente la Real concluyó la Liga en decimoquinta posición lo que le condenó al descenso directo. Además al bajar la Real a segunda, arrastró en su descenso al Sanse, que paradójicamente había realizado una brillante campaña en Segunda.

El lustro en Segunda División (1962-67)

Recuperar la categoría costaría a los realistas más de lo deseado y esperado. El descenso produjo una espantada de cerca del 40% de los socios, lo que disparó el déficit del club. En esa difícil situación la directiva del club dimitió. La única persona que accedió a presentarse para coger las riendas fue el ex-alcalde donostiarra Antxon Vega de Seoane, hijo de un anterior presidente.
La primera temporada en Segunda entrenó a la Real, Perico Torres, que había entrenado brillantemente al Sanse la temporada anterior en Segunda. La nueva plantilla realista estuvo compuesta a partes casi iguales por novatos procedentes del Sanse (entre ellos varios jugadores que se convertirían en históricos del club como Arzac, Urreisti, Mendiluce u Ormaetxea) y veteranos de la primera plantilla. Desde el punto de vista deportivo, la Real pareció tomar pronto el pulso a la segunda división y en la temporada 1962-63 marchó durante buena parte del Campeonato en posiciones de ascenso. Sin embargo al final quedó relegada a la cuarta posición y se vio obligada a permanecer un año más en segunda división.
Para el segundo intento se eligió a un entrenador con caché y prestigio como era Antonio Barrios. Sin embargo Barrios no consiguió meter a la Real en la promoción. Aunque se le ofreció renovar, Barrios prefirió no seguir entrenando en Segunda. Para conjugar el déficit la Real tuvo que vender al delantero Olano, que se había proclamado la temporada anterior máximo goleador en Segunda (25 goles en 30 partidos). De parecida forma se desarrolló la temporada siguiente (1964-65) con Román Galarraga al frente. A pesar del fiasco liguero, sin embargo en la Copa la Real llegó a alcanzar las semifinales tras eliminar a Ceuta, Real Betis, CA Osasuna ySporting de Gijón. Su rival en semificales fue el At. Madrid que eliminó a los donostiarras y posteriormente se proclamó campeón. La segunda temporada de Galarraga fue en cambio mala, la Real acabó en la temporada 1965-66 en 10ª posición de su grupo de Segunda, en tierra de nadie a 8 puntos de la promoción de ascenso y 8 puntos de la promoción de descenso. Nunca había acabado la Real Sociedad en un puesto tan bajo de la Segunda y solo podía considerarse peor su papel en la temporada 1935-36, cuando fue 8ª de 10 y acabó a 2 puntos del descenso.
Hubo que esperar pues a la temporada 1966-67 para conseguir el ansiado ascenso. La Real, de la mano de un nuevo entrenador, Andoni Elizondo, no comenzó bien la temporada manteniéndose en los puestos medios de la tabla. Pero una racha de catorce victorias y una sola derrota en quince partidos dejó a los donostiarras en primera posición antes del último partido en Puertollano. Especialmente importante fue la victoria sobre el que fue su gran rival aquella temporada el Sporting de Gijón.
El 23 de abril de 1967 la Real se jugaba el ascenso frente al Calvo Sotelo CF en Puertollano, equipo que no se jugaba nada. El empate era suficiente para asegurar el ascenso,pero las cosas se torcieron para la Real que comenzó perdiendo con un gol de Argacha en el minuto 40. El mismo jugador marcó en el minuto 50 el 2-0 en el marcador pero los realistas no se desmoronaron y dos goles, el primero de Boronat en el minuto 58 y el segundo del debutante Arambarri en el minuto 81, dejaron el marcador en tablas y a la Real en Primera división. Aquel grupo de futbolistas fue bautizado como los héroes de Puertollano. Además de Boronat y Arambarri formaban aquel equipo Zubiarrain; Gorriti, Iguarán, J.I.Lasa, Martínez, Lema, Urreisti, Arzac y Arregui. Otros integrantes destacados de aquella plantilla eran Alberto Ormaetxea, Gaztelu, el entonces todavía portero suplente José Esnaola o Rafa Mendiluce por ejemplo.6

La consolidación en Primera (1967-78)

Durante estos años (1967-78) la Real no sólo se consolidó en la Primera división sino que logró clasificarse por primera vez para competiciones europeas y, lo más importante, sentó las bases para los grandes éxitos de los años 1980.
Al frente de la nave realista estuvo durante toda esta época José Luis Orbegozo, el presidente más longevo y exitoso de la historia del club. Orbegozo, que habría entrado como tesorero en la directiva de Vega de Seoane, sustituyó a este como presidente después de que abandonara el cargo tras el ascenso. Como entrenador, siguió Andoni Elizondo, el técnico del ascenso y como segundo, otro ex jugador realista Angel Segurola.
Los inicios fueron difíciles y sufridos. La temporada de la vuelta a primera resultó complicada para la Real, que estuvo siempre clasificada en los puestos bajos de la tabla. Finalmente los donostiarras acabaron la temporada 1967/68 en 14ª posición (de 16) y tuvieron que jugar la promoción con el Valladolid. El partido de ida en la ciudad castellana concluyó con victoria realista por 0:1 gracias a un gol de Boronat. El empate a 0 en el partido de vuelta en Atocha permitió a los donostiarras mantenerse en primera.
Las siguientes temporadas vieron cómo la Real se iba consolidando progresivamente en primera división, moviéndose siempre por los puestos medios de la tabla. Fue séptima en las temporadas 1968/69 y 1969/70, quedando en ambas a solo 2 puntos de los puestos UEFA. En la Copa de 1969 la Real alcanzó las semifinales tras eliminar al FC Barcelona y Atlético de Madrid, siendo eliminada por el equipo revelación del torneo, el Elche CF, en una eliminatoria que requirió partido de desempate e impidió una final de Copa Athletic-Real.
De cara a la temporada 1970/71 Segurola relevó a Elizondo como entrenador, mientras este asumía labores propias de manager o director técnico del club.7 La campaña fue similar acabando el equipo en octavo lugar. De todas esas campañas tan sólo al comienzo de la temporada 1971/72 se pasaron apuros clasificatorios, que provocaron el relevo del entrenador. Ángel Segurola dejó su plaza a Andoni Elizondo que regresó al banquillo, pero a partir de diciembre el equipo remontó e incluso llegó a estar muchas jornadas en puestos europeos, acabando de nuevo octavo.
En la temporada 1972/73 se hizo cargo del equipo Rafa Iriondo que volvió a clasificar a la Real séptima. Hubo que esperar a la temporada 1973-74 para ver a la Real Sociedad finalizar la Liga en puestos europeos. Bajo la dirección de Iriondo los donostiarras no comenzaron bien el Campeonato y tras perder en Granada en el primer partido de la segunda vuelta el equipo ocupaba la decimocuarta posición. Pero desde ese momento hasta el final del Campeonato la Real realizó una gran remontada que le llevó a la cuarta posición final y clasificarse por primera vez para una competición europea. Se trataba de la mejor clasificación liguera desde 1931.
Para su debut en la Copa de la UEFA a la Real le tocó en suerte el equipo checo Banik Ostrava. El partido de ida se disputó el 18 de noviembre de 1974 en Atocha y los realistas no pudieron brindar a su afición un resultado positivo ya que los checos se llevaron la victoria por 0:1 gracias al gol de Micka. En el partido de vuelta disputado quince días más tarde el Banik repitió la victoria, esta vez por 4:0.
Durante estos años se fue produciendo el progresivo relevo de la generación de Puertollano por una nueva generación de jóvenes jugadores procedentes del Sanse que acabarían formando la gran Real de los años 1980.

La época gloriosa: La Real de Ormaetxea (1978-85)


En 1978, tras la marcha de Irulegui al Español, se eligió como entrenador de la Real a un hombre de la casa, Alberto Ormaetxea, que había sido el segundo de Irulegui. Ormaetxea, durante los 7 años que dirigió a la Real, condujo al equipo a las más altas cotas de su historia.
Tres jóvenes se incorporaron al equipo aquella temporada 1978-79, el defensa Alberto Górriz, que acabaría 15 años más tarde convertido en el jugador con más partidos jugados en la historia del club; el lateral Genaro Celayeta y el delantero Pedro Uralde. Los pupilos de Ormaetxea realizaron un magnífico torneo liguero. La Real acaba en cuarto lugar y volvió a clasificarse para la Copa de la UEFA.
La temporada 1979-80 será una de las más recordadas de la historia del club, pese a no conseguirse ningún título. En la Copa de la UEFA 1979-80, la Real no tuvo suerte en el sorteo y fue emparejada con un histórico del fútbol europeo como el Inter de Milán. En el partido de ida en San Siro, el Inter ganó por 3:0 en un encuentro en el que los aficionados realistas desplazados a Milán fueron insultados y vejados por los ultras neriazzurri. En la vuelta, a pesar de estar la eliminatoria prácticamente perdida, en uno de los partidos más calientes de la historia de Atocha, la Real puso al Inter contra las cuerdas, aunque finalmente solo pudo ganarle por 2:0, cayendo eliminada.
En la Liga 1979-80 la Real tocó la gloria con la yema de los dedos. Los realistas establecieron aquella temporada un récord de partidos sin perder, que todavía perdura hoy en día, al estar 32 jornadas consecutivas sin conocer la derrota, que sumadas a las 6 últimas de la temporada 1978-79 dejarían el récord en 38. Desde la jornada 10, Real Sociedad y Real Madrid encabezaron la clasificación en una dura pugna por el primer puesto en el que ambos clubes se alternaron. Con el golaverage particular ganado, ya que la Real había goleado al Real Madrid 4:0 en Atocha se llegó al penúltimo partido con la Real en el primer lugar. Fue precisamente en el penúltimo partido liguero contra el Sevilla donde la Real perdió por 2:1, poniendo fin a la racha. La Real, que acabó el partido jugando contra 9 en Sevilla vio como el argentino Daniel Bertoni le marcaba un gol en los últimos minutos del partido que supuso la derrota. A la postre ese resultado hizo que el Real Madrid adelantara a la Real en la clasificación de cara a la última jornada. Aunque se llegó con posibilidades de obtener la Liga en la última jornada, la Real necesitaba que el Real Madrid no ganará en casa al Athletic Club, mientras que debía imponerse al Atlético de Madrid en Atocha. El Real Madrid no falló y la Real se tuvo que conformar con el subcampeonato. Con la sensación de haber dejado pasar una oportunidad histórica, se dio inicio a la Liga 1980-81. La temporada comenzó mal, con derrota en Valencia (3:2), y aunque el equipo no alcanzó el nivel de excelencia de la temporada anterior (sobre todo a nivel defensivo), cuajó a todos los efectos una temporada brillante, siempre en la mitad alta de la tabla. A diferencia de la temporada anterior en la que Real Sociedad y Real Madrid se distanciaron de todos sus perseguidores y acabaron la temporada muy destacados; la temporada 1980-81 se caracterizó por una mayor igualdad. Atlético de Madrid se mantuvo casi toda la temporada como líder (25 jornadas), seguida en buena parte de la misma por el Valencia CF y luego por el FC Barcelona como segundos; pero los colchoneros no consiguieron despegarse del todo de un numeroso grupo de equipos perseguidores entre los que se encontraba la Real Sociedad. Así la Real llegó a estar segunda (a 4 ptos. del Atlético) en la jornada 20, pero luego encadenó una racha negativa, consiguiendo 1 solo punto en las siguientes 4 jorndas (fue derrotada por Atlético, Barcelona y Betis; y empató con el Hércules) lo que parecía dar al traste con cualquier tipo de aspiración txuri-urdin. A falta de 10 jornadas y tras una racha de 4 partidos sin ganar y con la más reciente derrota por 2:0 en Barcelona, la Real Sociedad era séptima en la clasificación a seis puntos del líder, el Atlético de Madrid. FC Barcelona, Valencia CF,Sporting de Gijón, Real Betis y Real Madrid eran los más inmediatos perseguidores de los colchoneros. Sin embargo a partir de esa jornada se obró el milagro. La Real enganchó una gran racha de 6 victorias y 1 empate (13 puntos), que le llevaron de ser séptimo a ser líder; mientras que el Atlético en el mismo periodo solo era capaz de obtener 6 puntos. Encaramada al liderato a falta de 3 jornadas tras ganar 3:0 al Sevilla; la Real ganó 0:2 en Murcia y 2:1 al Español, llegando a la última jornada como líder y dependiendo de si mismo. Su rival en la lucha por el título no era otro que el Real Madrid, que protagonizó una racha similar en las últimas jornadas; estando en la jornada 33ª a un solo punto de los donostiarras. El Atlético de Madrid había perdido sus posibilidades de optar al título al perder en esa jornada por 2:0 frente al Real Madrid. En su goal-average particular la Real ganaba por 3:2 al Real Madrid por lo que un empate le bastaba en la última jornada para proclamarse campeona. El último partido de Liga, disputado el 26 de abril, enfrentaba en El Molinón de Gijón a la Real Sociedad con el Sporting de Gijón, equipo que ya no se jugaba nada; mientras que el Real Madrid visitaba al Real Valladolid, otro equipo sin objetivos a cumplir en aquella liga. En el partido de El Molinón, bajo una intensa lluvia, se adelantó la Real con gol de penalty marcado por Kortabarria a los 7 minutos. El Sporting le dio la vuelta al marcador con 2 goles de Manolo Mesa que dejaban el título en manos del Real Madrid. Cuando el partido de Valladolid ya se había acabado con victoria del Real Madrid y los madridistas celebraban un nuevo título de Liga, en el minuto 90 del partido de Gijón, Jesús María Zamora cazó un mal chut de Alberto Górriz dentro del área embarrada y lo mandó a las redes estableciendo el empate a 2 y dando su primer título de Liga a la Real Sociedad. La histórica alineación del partido de Gijón estuvo formada por Arconada; Celayeta (Larrañaga), Olaizola, Alonso, Górriz, Kortabarria, Idigoras, (Bakero), Diego, Satrústegui, Zamora y López Ufarte.
El resto de competiciones de la temporada quedaron eclipsadas por el título de Liga. En la Copa de la UEFA 1980-81 la Real logró superar dos eliminatorias (Újpest Dózsa SC y Zbrojovka Brno), hecho que no había logrado hasta entonces, cayendo en octavos de final contra el KSC Lokeren belga (1:0 en Bélgica y 2:2 en Atocha). La fase decisiva de la Copa del Rey, por su parte, se disputó después de la finalización de la Liga. Una Real, en plena resaca por la obtención del título liguero cayó eliminada por el Sevilla FC en octavos de final unos pocos días después.
En la temporada 1981/82 la Real Sociedad debutó en la Copa de Europa, aunque no tuvo un largo recorrido en esta competición. Cayó eliminada en 1/16 de final frente al PFC CSKA Sofía por un resultado global de 1-0. Eliminada de competiciones europeas ya a finales de septiembre, la Real Sociedad se centró en la Liga, donde hizo un buen inicio de campaña, siendo líder hasta la jornada 12. El FC Barcelona y el Real Madrid le tomaron la delantera a partir de entonces. Parecía que el FC Barcelona se iba a hacer con el título, pero un mal final de Liga de los catalanes, unida a una buena racha final de los donostiarras dejaron a estos con la Liga en franquicia. El Barça fue derrotado en la jornada 33 por el Real Madrid, el tercer equipo en discordia, mientras que la Real empató a 0 en El Sadar. Este resultado permitió a la Real aventajar al Barça y al Real Madrid en 1 punto de cara a la última jornada. Los catalanes tenía el goal-average ganado a sus rivales, por lo que obligaban a la Real a ganar en el último partido si querían obtener el título. El Real Madrid también tenía posibilidades si sus dos rivales fallaban. En la última jornada la Real jugaba en Atocha un derbi vasco contra el Athletic Club, mientras que el Barcelona recibía en casa al Betis. La victoria de la real y el hecho de que el Betis empatara en Barcelona permitió al equipo celebrar su segundo título de Liga, esta vez en casa frente a su afición. En paralelo la Real disputó un buen torneo de Copa. En la edición 1981-82 eliminó a Bilbao Athletic, CA Osasuna,Real Valladolid y Athletic Club. En semifinales se enfrentó al Real Madrid, ganando 1:0 en Atocha y perdiendo 1:0 en el Santiago Bernabeu. Esta igualada eliminatoria, se disputó 1 mes antes de acabar la Liga y se acabó decidiendo a los penalties, ganando los blancos por 4-3. Los madridistas acabarían ganando el título aquel año.
La temporada 1982-83 fue también brillante, pero en otras competiciones diferentes a la Liga. La Real tuvo más frentes abiertos que nunca y no se pudo luchar por revalidar el título de Liga. La Real estuvo imbatida en Liga hasta su derrota en el Bernabeu en la jornada 12 por 4:0 frente al entonces líder, el Real Madrid. En aquel momento era quinta a 3 puntos del Real Madrid, porque había tenido muchos empates. A partir de aquel momento la Real dio un paso atrás en la clasificación y quedó descolgada de la lucha por el título, estabilizándose al final en el séptimo puesto durante el final de la temporada. Terminó a 6 puntos de Europa y 14 del campeón. Aquel año se crearon dos nuevas competiciones, la Supercopa de España, que enfrentaría a partir de aquella edición al campeón de Liga y campeón de Copa y la Copa de la Liga, que no tuvo tanto éxito y desapareció al cabo de cuatro años. La Real, como vigente campeón de Liga, se enfrentó en la primera edición de la Supercopa al Real Madrid. A la victoria por 1:0 en el Santiago Bernaubeu respondió la Real imponiéndose por 4:0 en el partido de vuelta disputado el 28 de diciembre de 1982 en Atocha. Así fue la Real el primer equipo en inscribir su nombre en el palmarés de este nuevo torneo. En la Copa de la Liga, disputada al final de temporada, eliminó al RCD Español, para caer en segunda ronda frente al Real Madrid. Los barcelonistas fueron los verdugos de la Real en la Copa del Rey, donde la Real alcanzó de nuevo las semifinales. Sin embargo el torneo en el que la Real centró esa temporada su atención fue la Copa de Europa. Tras eliminar a Vikingur de Islandia, Celtic FC y Sporting de Portugal, la Real se plantó en las semifinales de la principal competición europea. Su rival, el campeón alemán, el Hamburgo. La ida en San Sebastián acabó en empate a 1. La vuelta en Alemania, el 20 de abril de 1983, marchó empate a cero, hasta los quince minutos finales del partido, cuando Jakobs puso a los alemanes por delante con un gol de cabeza. Diego empató para la eliminatoria para la Real a falta de 10 minutos, pero los alemanes marcaron 3 minutos después por mediación de Von Heesen el gol que les dio el pase a la final. Este gol fue marcado según las crónicas en un claro fuera de juego, que el juez asistente del partido (un linier alemán suplente) no señaló.8 El Hamburgo fue a la postre campeón de Europa.
Ese verano, Orbegozo puso fin a su etapa de presidente tras 16 años como máximo mandatario realista.9 Su sustituto fue un exjugador y directivo del club, Iñaki Alkiza.10
Tras cuatro temporadas de ensueño, la Real entró en un periodo de decadencia. La temporada 1983-84 empezó muy mal; en la jornada 10ª ocupaba puestos de descenso, pero luego le dio la vuelta a la situación y acabó la temporada sexta, a un solo punto de Europa, pero fuera por segundo año consecutivo de jugar competiciones europeas. En la Copa del Rey fueron eliminados en 1/8 de final por el Athletic Club, que aquel año hizo el doblete. Los leones tuvieron que eliminar a la Real por penaltyes. En la Copa del la Liga les eliminó el FC Barcelona en segunda ronda.
La temporada 1984-85 siguió por derroteros muy parecidos; la Real luchó en Liga por entrar en la Copa de la UEFA, pero una derrota en la última jornada frente a Osasuna permitió a los navarros ser sextos, quedando la Real séptima y fuera de Europa por el golaverage con los navarros. En la Copa, el verdugo de la Real fue de nuevo el Athletic Club, esta vez en 1/4 de final, que se impuso por un global de 3:2 en la eliminatoria y en la Copa de la Liga, la Real cayó de nuevo frente al Barça, aunque una ronda antes.
Al finalizar esta temporada, considerando que plantilla y entrenador habían dado ya lo mejor de si, la directiva del club decidió destituir a Ormaetxea y trajo en su lugar un nuevo entrenador, el galés John Benjamin Toshack.
La edad de plata: la primera Real de Toshack (1985-89)[editar · editar código] La llegada del galés Toshack en 1985 supuso una revolución en el club donostiarra. Toshack cambió los métodos de entrenamiento, rejuveneció la plantilla y modificó el sistema de juego implantando un 5-3-2 con un líbero y dos laterales carrileros con proyección ofensiva.
Su primera temporada fue sin embargo difícil, la Real comenzó de forma irregular y las críticas contra el galés arreciaron. Acabó la primera vuelta en 12º lugar a 3 puntos del descenso y en la Copa del Rey la Real fue eliminada en tercera ronda por el Real Oviedo, equipo en aquel momento en Segunda División. Sin embargo la Real realizó una segunda vuelta espectacular. Buena parte de los equipos que visitaron Atocha en aquella segunda vuelta salieron goleados. Los resultados más llamativos de aquella segunda vuelta fueron 6:0 a Las Palmas, 6:0 al Valencia, 6:0 al Hércules, 4:0 al Cádiz y 5:3 al campeón Real Madrid en la última jornada. Por el camino, la Real también venció al FC Barcelona 2:3 a domicilio. Sin embargo, a pesar de acabar la temporada dando buena imagen, el objetivo de clasificarse para Europa no pudo lograrse. La Real se quedó séptima a 3 puntos de los puestos UEFA, lastrada por una mala primera vuelta. En la última edición disputada de la Copa de la Liga, en el tramo final de la temporada, eliminó al Athletic Club y a su verdugo de la Copa, el Real Oviedo, para caer posteriormente en cuartos de final contra el Real Zaragoza por un global de 3:2 en la eliminatoria.
El buen papel de la Real en el segundo tramo de la temporada presagiaba que la Real iba a hacer un buen papel en la campaña 1986-87. Sin embargo la campaña liguera volvió a ser bastante irregular. Esta temporada fue la única que se disputó en España siguiendo el sistema de play-offs. El título de Liga y los puestos europeos lo disputarían los seis primeros equipos clasificados, mientras que el descenso lo dilucidarían entre los 6 últimos. La Real acabó la temporada regular en mitad de la tabla, quedando por tanto integrado en el grupo de los equipos clasificados entre el séptimo y el 12 lugar, que se disputaban una plaza en la Copa de la Liga, un aliciente menor casi sin interés, teniendo en cuenta que además esa competición acabaría desapareciendo esa misma temporada. Los puntos obtenidos en la fase regular se sumaron a los obtenidos en la fase de play-off. La Real acabó esa larga temporada de 44 partidos en 8º lugar siendo segunda de su grupo de los play-offs con los mismos puntos que el Atlético de Madrid.
Sin embargo esa temporada 1986-87 pasó a la historia del club txuri-urdin por su papel en la Copa del Rey. La Real eliminó en las rondas previas a equipos de categorías inferiores, con los que jugó a partido único y a domicilio. Todas estas eliminatorias se dilucidaron con resultados ajustados: CD Basconia (0:1), UD Montijo (0:1) y Villarreal CF (0:1). En octavos de final, ya a doble partido, la Real se cruzó con la SD Eibar, equipo de Segunda B, al que derrotó 2:0 en los dos encuentros. En cuartos de final le tocó otro Segunda B, esta vez el Mallorca Atlético (filial del RCD Mallorca), al que endosó un escandaloso 10:1 en el partido de vuelta en Atocha tras empatar a 0 la ida. En semifinales se enfrentó al Athletic Club, primer equipo de Primera División que le salió al encuentro en aquella competición de Copa. Esta eliminatoria de Copa había tenido varios precedentes en los años anteriores favorables al Athletic, pero en esta ocasión cayó del lado donostiarra. En la ida Real y Athletic empataron a cero en Atocha. En la vuelta, disputada el 10 de junio de 1987, la Real se impuso 0:1 en San Mamés, obteniendo su primera clasificación para una final de Copa desde 1951. En la final, disputada en La Romareda de Zaragoza el 27 de junio de 1987 se enfrentaron Real Sociedad y Atlético de Madrid, partiendo los madrileños como favoritos. El partido acabó con empate a 2, siendo los autores de los goles realisto López Ufarte (en su último partido como realista) y Txiki Begiristain. Finalmente el título se jugó en la tanda de penaltis siendo Luis Arconada el héroe de la noche al parar el penalti decisivo.
Los jugadores que lograron obtener el primer título de Copa de la historia de la Real fueron Arconada, Sagarzazu, Gorriz, Gajate, Dadie, López Rekarte, Larrañaga, Zamora, Txiki Begiristain,López Ufarte y Bakero. Mujika y Martín Begiristain entraron como sustitutos en la final. Otros jugadores realistas que tomaron parte en aquella edición de la Copa fueron Zubillaga, Arrien, Loren,Uria y Santi Bakero.
En la temporada 1987/88 logra los subcampeonatos de liga y copa.
Tras rozar la gloria en la temporada 1987/88, una de las mejores de la historia del club; la Real se enfrentó a un desmantelamiento de su plantilla de cara a la siguiente temporada. El FC Barcelona fichó a 3 de sus mejores jugadores; Bakero, Begiristain y López Rekarte, aunque como contrapartida les cedió al navarro Jon Andoni Goikoetxea. La Real disputó una campaña mediocre en Liga. Esa temporada destacó su periplo europeo. La Real pasó tres eliminatoria de la Copa de la UEFA (Dukla de Praga, Sporting de Lisboa y FC Colonia). En cuartos de final le tocó en suerte otro equipo alemán, el VfB Stuttgart contra el que cayó eliminado por penaltys.
La temporada acabó sin embargo con un sobresalto, cuando todavía faltaban 8 partidos para terminar la temporada y casi 2 meses de competición, el Real Madrid fichó a Toshack como entrenador de cara a la temporada siguiente. El club madridista, que iba a ganar la Liga con suma facilidad, había visto perder por enésima vez la posibilidad de ganar la Copa de Europa esa temporada y comenzó a planificar la temporada siguiente pensando en Toshack como entrenador idóneo para afrontar el reto de obtener "la séptima" Copa de Europa. La Real Sociedad obtuvo 30 millones de pesetas (180.000 euros) y un partido amistoso con el Real Madrid por la carta de libertad del galés. El segundo de Toshack, Marco Antonio Boronat tomó las riendas de la Real Sociedad hasta acabar la temporada y fue confirmado en el cargo para la temporada 1989/90.

La llegada de los jugadores extranjeros (1989-91)

Tras la espantada de Toshack en el mes de mayo de 1989, durante el verano de ese año se produjeron más marchas que resquebrajaron los cimientos del club donostiarra. Su principal referencia en el ataque, el joven y prometedor delantero centro Loren fue fichado por el Athletic Club, que pagó los 300 millones de pesetas (1,8 millones de euros) de su cláusula de rescisión. El Athletic también se llevó ese verano a "Lutxo" Iturrino, que acababa contrato y no renovó con la Real. Estas inesperadas bajas se unieron a la por anunciada no menos dolorosa marcha de dos mitos del club como Luis Arconada yJesús María Zamora, que habían anunciado que colgarían las botas al finalizar la temporada 1988-89. También se retiró Santi Bakero, el hermano mayor de José Mari y dejaron el club otros jugadores con menos participación en el equipo como Martín Begiristain y "Kiko" Zuñiga. Siete bajas en total de las cuales cuatro hubieran sido sin lugar a dudas titulares de haber continuado en el club, demasiadas para ser cubiertas en su totalidad con jóvenes del filial; por lo que la Real se vio obligada a fichar ese verano. Se trajo a dos centrocampistas, uno de carácter defensivo, el navarro José María Lumbrerasprocedente del Zaragoza y otro ofensivo, el vizcaíno Juan Antonio Mentxaka procedente del Español. También fichó al portero Iñaki Vergara. Sin embargo estos refuerzos eran a priori insuficientes para mantener el nivel competitivo del club y la directiva de Iñaki Alkiza decidió tomar ese verano de 1989 la decisión estratégica de volver a fichar jugadores extranjeros, una práctica que el club no realizaba desde 1962. Durante más de 25 años, los más exitosos de la historia del club, la Real había jugado exclusivamente con jugadores procedentes de la cantera vasca manteniendo una plantilla de gran nivel, pero esto había sido en buena parte posible gracias a la existencia del derecho de retención que fue abolido en 1986. A partir de entonces cualquier club podía pagar la cláusula de rescisión de un futbolista y hacerse con sus derechos, aún sin haber llegado a un acuerdo con el club de origen del futbolista. La Real había visto como perdía desde 1986 a varios de sus mejores efectivos de esa forma y además tenía que competir por los limitados recursos de la cantera vasca con el Athletic, un club que seguía la misma política de fichajes que la Real, pero que contaba con mayor poder económico. La directiva de Alkiza vio que esa situación no era sostenible y optó por tomar una decisión que fue como poco controvertida. Encuestas realizadas en la época consideraban que la masa social de la Real quedó dividida casi al 50% entre partidarios y detractores de esta nueva política de fichajes. Al final el club acabó contratando solamente a un futbolista foráneo para encarar esa temporada de los tres que podía fichar. El elegido fue el delantero anglo-irlandés John Aldridge, procedente del Liverpool FC.
La campaña 1989-90 se preveía cuanto menos incierta, por contar con un nuevo entrenador, por las bajas habidas y por toda la polémica que rodeaba el fichaje de Aldridge. Sin embargo la temporada fue un rotundo éxito. Boronat hizo olvidar rápidamente a Toshack y la Real se encaramó a los puestos altos de la tabla luchando por un puesto en la Copa de la UEFA. Varios jóvenes canteranos dieron un paso al frente y se hicieron importantes en el esquema de Boronat como Lasa, Billabona o Fuentes. En la portería José Luis González rindió a un buen nivel, aunque tuvo que soportar las inevitables comparaciones con Arconada. Sin embargo la gran estrella de la temporada en la Real fue sin duda el irlandés Aldridge. Aldo acabó ganándose a la afición donostiarra por su profesionalidad y por los 16 goles que marcó en Liga esa temporada, lo que acabó por zanjar el debate de extranjeros sí o no en el seno del club. La Real acabó la temporada 5ª y volvió a clasificarse para la UEFA dos años después. En la Copa, la Real llegó hasta cuartos de final deshaciéndose de rivales menores hasta que se encontró con su bestia negra copera, el FC Barcelona que le eliminó por un 4:3 global en la eliminatoria.
Tras el éxito del fichaje de Aldridge la Real decidió completar la tripleta de jugadores extranjeros a los que la reglamentación de la época le daba derecho y fichó a otros 2 jugadores ingleses; el joven delantero Dalian Atkinson y el centrocampista Kevin Richardson. Estos vinieron a ocupar las plazas libres dejadas por Jon Andoni Goikoetxea, que una vez finalizada su cesión de 2 años marchó al FC Barcelona y el joven y prometedor centrocampista David Billabona quien fichó por el Athletic tras comprar su carta de libertad por 50 millones de pesetas. Había grandes expectativas puestas en esta temporada, tanto por el papel que iba a tener la Real en la Liga como por su participación en la Copa de la UEFA, pero estas resultaron completamente defraudas. En la UEFA, la Real eliminó al Lausanne Sports suizo, pero cayó en segunda ronda con el Partizan de Belgrado, eliminada en Belgrado en la tanda de penalties tras empatar la eliminatoria con un global de 1:1. En enero de 1991, a punto de finalizar la primera vuelta, la situación clasificatoria de la Real en Liga era preocupante, ocupaba el 17º lugar (de 20) al borde de los puestos de descenso. La directiva como suele hacer en estas ocasiones decidió dar un golpe de timón cesando al entrenador. A esas alturas de temporada John Benjamin Toshack había sido ya cesado como entrenador en el Real Madrid y la directiva de Alkiza decidió repescarlo para la Real. Sin embargo la reglamentación no permitía a Toshack entrenar a la Real durante lo que restaba de temporada. El galés pasó a ser manager deportivo del club y el puesto como entrenador lo ocupó Javier Expósito, un hombre del club, conocido por haber entrenado al Sanse durante 20 años. Con Expósito como entrenador, Etxarri como segundo y Toshack manejando los hilos desde la sombra, la Real recuperó el pulso a la competición liguera y completó una segunda vuelta digna con 7 victorias, 6 empates y 6 derrotas, que le permitió acabar la temporada sin apuros, eso sí en un más que discreto 13 puesto, a 6 de Europa y 3 del descenso. Curiosamente la Real obtuvo en esa segunda vuelta un récord histórico al vencer a domicilio a Real Madrid (2:3), Valencia (0:1) y FC Barcelona (1:3) en una misma temporada; un hito que nunca ha vuelto a repetir. La Real cimentó en estas 3 inesperadas victorias a domicilio buena parte de su salvación del descenso. Aldridge y Atkinson fueron los mejores de la Real esa temporada en el apartado anotador al marcar 17 y 12 goles respectivamente en Liga. Sin embargo el final de "los ingleses" en la Real estaba cerca. La Real decidió prescindir de Atkinson que en el terreno de juego había demostrado su calidad, pero también una gran irregularidad, mientras que fuera de él había protagonizado graves incidentes de indisciplina; Aldridge decidió volver a Inglaterra por motivos personales ya que su familia no se había adaptado a la vida donostiarra y Richardson, que en principio si que se iba a quedar optó finalmente por marcharse al inicio de la pretemporada 1991-91.

Segunda época de Toshack (1991-94): cambio de estadio y conversión en SAD[editar · editar código]

En 1991, Toshack asumió de nuevo la dirección del club con plenos poderes deportivos. De cara a la temporada 1991-92 el galés asumió de nuevo el rol de entrenador tras el periodo transitorio protagonizado por Expósito. Esa temporada acometió una de las renovaciones de la plantilla realista más profundas de la historia.
Toshack dio por un lado la alternativa a la primera generación de canteranos de la Real Sociedad nacidos en la década de los años 1970 (1970 y 71). Algunos de ellos ya habían debutado la temporada anterior, pero bajo la dirección de Toshack tuvieron durante esa temporada muchos minutos de juego y pudieron convertirse en jugadores importantes del club; así surgieron nombres como Luis Pérez, Imanol, Guruzeta, Imaz, Alkiza y Pikabea entre otros. Mikel Lasa el primero de ellos en debutar, que ya llevaba 2 años jugando con la primera plantilla, fue vendido al Real Madrid esa temporada. A esta generación se superpuso otra posterior, la de 1973, cuyos máximos exponentes fueron Iñigo Idiakez, Agustín Aranzabal y Javier de Pedro. Estos jugadores junto el portero Alberto, integrante de esta misma generación de jugadores, aunque algo mayor por edad; y jugadores más veteranos como Miguel Fuentes o el repescado Loren formarían la columna vertebral de la Real Sociedad de la década de 1990, que siguió por tanto estando basada en jugadores de la cantera.
Junto a esta base de jugadores, la Real Sociedad llevó a cabo una política de fichar jugadores extranjeros que aportasen un salto de calidad al equipo en puestos clave. Durante los primeros años 1990 está política pudo calificarse como exitosa en líneas generales, ya que la Real dispuso de jugadores extranjeros que dieron un excelente rendimiento, siendo algunos de ellos completamente desconocidas al llegar al club; lo que dio fama a la Real de gran sondeador del mercado internacional, fama que se vino abajo estrepitósamente en los años posteriores.
Para sustituir a los tres ingleses, Toshack fichó a dos centrocampistas portugueses que conocía bien de su etapa en el Sporting de Lisboa, Oceano Andrade y Carlos Xavier Marques, mientras el primero suponía un pulmón para el centro del campo, el segundo aportaba una calidad exquisita. Los dos portugueses defendieron la camiseta realista durante tres temporadas dejando un grato recuerdo en la afición donostiarra. A estos dos jugadores se unió en la tripleta de extranjeros un delantero bosnio, Meho Kodro, que aportó durante cuatro temporadas un gran número de goles, pasando a ser uno de los goleadores clásicos del equipo donostiarra. En 1994, tras la marcha de los portugueses, la Real fichó al ruso Valery Karpin, otro jugador que acabó convertido en un mito de la Real Sociedad y al delantero mexicano Luis García, posiblemente el extranjero que con más prestigio llegó al club durante estos años, pero el único que no cuajó, abandonando la Real a los pocos meses, aunque el club donostiarra recuperó su inversión económica.
La temporada 1991-92, la Real empezó con mal pie. Tuvo que esperar a la sexta jornada para ganar su primer partido. En la octava logró salir de los puestos de descenso y posteriormente comenzó una trayectoria ascendente que le llevó a finalizar la temporada en quinta posición. Este puesto le permitió regresar a la Copa de la UEFA.
Esa temporada 1991-92 tuvo sin embargo una importancia capital para el club en el aspecto extra-deportivo. Obligado por la ley, al igual que la mayor parte de los demás clubes profesionales de fútbol, la Real Sociedad se convirtió a lo largo de esa temporada en sociedad anónima deportiva. Para ello se cifró el capital social de la Real en 558.875.000 pesetas, que fueron divididas en 65.750 acciones. La campaña de subscripción de acciones fue un éxito para el club, ya que los propios socios del club suscribieron la gran mayoría de acciones, dejando el capital social del club muy atomizado entre los propios aficionados. La Real fue uno de los clubes que pudo convertirse en sociedad anónima sin pasar apuros de última hora, ya que el no haber suscrito la totalidad de las acciones hubiera supuesto el descenso automático del club a la Segunda División B. Tras haber presidido la Real durante este exitoso tránsito, Iñaki Alkiza dejó su puesto como presidente a Luis Uranga, quien dirigiría el club a lo largo de los años 1990. La dimisión de Alkiza se debió básicamente a que no quería interferir en la carrera de su hijo quien había sido ascendido esa misma temporada a la primera plantilla
La temporada 1992-93 fue la última que disputó la Real Sociedad en su histórico Estadio de Atocha. Resultó una temporada decepcionante en el aspecto deportivo, ya que no solo no pudo reeditar la clasificación europea que había conseguido la temporada anterior, sino que obtuvo una pobre clasificación liguera, en el 13 puesto a 3 puntos de la promoción de descenso. La Real hizo una pobre primera vuelta que acabó en puestos de promoción, aunque mejoró en el segundo tramo de la temporada y no llegó a pasar auténticos problemas por mantener la categoría. En la Copa de la UEFA tuvo un triste papel cayendo eliminada en la primera ronda frente al conjunto portugués del Vitoria Guimaraes tras perder 3-0 en la ida y quedarse a medias en la remontada en Atocha (2:0). En la Copa del Rey pasó la eliminatoria de octavos de final contra la UE Lleida (0:0 / 3:0) y cayó en cuartos de final frente al Real Madrid, futuro ganador del torneo. La eliminatoria tuvo tintes épicos, ya que tras perder el partido de ida por 4:0 en el Santiago Bernabeu, la Real estuvo a punto de darle la vuelta a la eliminatoria. Ganó 4:1 al Real Madrid, llegando a marcar el quinto gol que le daba la clasificación, aunque este fue anulado por el árbitro que pitó una falta previa favorable a la Real sin conceder la ley de la ventaja. El último partido oficial de la Real en Atocha fue el partido liguero contra el CD Tenerife disputado el 13 de junio de 1993, en el que la Real se impuso 3:1 a los canarios. El último gol en Atocha en competición lo marcó Oceano en ese partido. Ese día se despidió de la Real jugando sus últimos minutos Alberto Górriz, que es el jugador que más partidos ha jugado defendiendo la camiseta de la Real.11 Unos días más tarde, el 22 de junio se celebró la fiesta de clausura del campo bautizada como "Agur Atotxa". Entre los actos de dicha fiesta se celebró un partido de veteranos entre Real y Athletic y un encuentro de la Real Sociedad con la Selección de fútbol del País Vasco. El acto fue cerrado con el gol que clausuraba oficialmente el campo que fue marcado por un niño de cinco años, hijo del futbolistaJavier Sagarzazu, fallecido unos años antes cuando todavía estaba en activo.
En los 90 vinieron más extranjeros con resultados dispares, desde Aldrige siguieron Atkinson, Oceano, Carlos Xabier y especialmente Meho Kodro al principio y Gica Craioveanu más tarde, cuyo rendimiento fue excelente. Otros como Richardson (Arsenal), Luis García, Yaw o Purk más tarde, no respondieron a las expectativas de su fichaje.
Estas mismas fechas, la cantera de la Real daría otra hornada de excelentes jugadores que llegaron y se afianzaron durante años en el primer equipo. Jugadores como Alberto López, "Kote" Pikabea, Agustin Aranzabal, Javi de Pedro, Andoni Imaz, Luis Pérez o Iñigo Idiakez, unidos a fichajes nacionales como Oscar de Paula o Javi Gracia y el repescado Loren formaron la generación de canteranos "txuri-urdines" de los 90, cuyo mayor éxito fue quedar 3ª la temporada 97/98. En este equipo junto a los canteranos estaban fichajes estrella hechos la temporada anterior (la 96/97): Darko Kovacevic y Juan Gómez y el mencionado Gica Craioveanu (que vino una temporada antes).

Subcampeonato y participación en la Liga de Campeones de la UEFA

 

EQUIPO IDEAL DE LA REAL SOCIEDAD HASTA 1996

En la temporada 2002-03 la Real vuelve a luchar por el título de Liga y al igual que en la temporada 79-80 el Real Madrid en el penúltimo partido le arrebata el liderato que tanto había defendido. Pese a no poder ganar el campeonato,12 fue una temporada sobresaliente a las órdenes de Raynald Denoueix y en la que sobresalieron la pareja de delanteros Kovacevic con 20 goles y Nihat con 23 en la delantera y en el centro del campo Xabi Alonso, De Pedro, Aranburuy Karpin. Éstos fueron escudados habitualmente junto con Sander Westerveld en la portería, López Rekarte, Jauregi, Kvarme o Schurrer y Aranzabal en la retaguardia. Esa temporada, la Real acabó invicta la primera vuelta, racha que se rompió en el derbi frente al Athletic de Bilbao el primer partido de la 2ª vuelta.
La temporada siguiente la Real jugó por primera vez en su historia la Copa de Europa con el actual formato de Champions League.La fase de grupos se jugo contra Juventus, Galatasaray yOlympiacos . La Real Sociedad logró clasificarse a Octavos de Final tras terminar la Fase de Grupos en segunda posición con 9 puntos. En Octavos de Final, la Real Sociedad tuvo que enfrentarse con el Olympique de Lyon francés, quien elimino a los guipuzcoanos por un resultado global de 2 a 0.

Crisis deportiva e institucional[editar · editar código]

Tras acabar la temporada 2003-04 Raynald Denoueix fue destituido y reemplazado por José María Amorrortu. La Real acometió una profunda remodelación de su plantilla respecto a la temporada anterior, deshaciendose de varios jugadores importantes. Se fichó a Brechet, Rossato, Arteta y se repescó a Luiz Alberto que estaba cedido en un equipo de su país. Se promocionó reambién a varios jugadores de casa, como el central Labaka, Xabi Prieto o Garrido.
La Real tuvo una temporada tranquila, pero decepcionante, terminando en una discreta 14ª posición con 47 puntos. Los fichajes resultaron en su mayor parte un fiasco. La nota positiva fueron los numerosos canteranos debutantes que se hicieron con un puesto como titular o disfrutaron de numerosos minutos aquella temporada.
La temporada fue turbulenta en el plano institucional. La directiva de Astiazarán propuso una ampliación del capital de la sociedad anónima deportiva con la intención según sus palabras desocializar la Real Sociedad y fortalecer financieramente a la entidad. Los candidatos derrotados en las elecciones de 2001, Gibelalde y Gallo crearon una plataforma que se opuso a esta operación. En una Junta General de Accionistas Extraordinaria celebrada el 30 de diciembre de 2005, los accionistas rechazaron la propuesta de la directiva y sometieron incluso a una votación de remoción al presidente Astiazarán que pudo seguir en su cargo por un escaso margen de votos. En esa temporada el consejo de Astiazarán llegó a admitir que el club tenía una deuda de 17,3 millones de euros. Astiazarán y su directiva fueron acusadas de dilapidar la anterior buena situación económica del club con malas prácticas y sobredimensionando la estructura del club por encima de sus posibilidades. Ante la avalancha de críticas, el presidente convocó elecciones para el 30 de junio de 2005, a las que anunció que no se presentaría.
Finalmente, a las elecciones para presidir el club se presentaron dos candidaturas, la de Miguel Santos y Miguel Fuentes, antiguo jugador que encabezaba la candidatura DenonErreala (eneuskera: La Real de todos). Fuentes obtuvo la victoria en una reñida elección, no sin cierta polémica, ya que su oponente Santos consiguió el voto de más accionistas, pero el apoyo de menos acciones.[cita requerida] A los pocos meses, la directiva de Fuentes anunció que la deuda de la Real era de más de 30 millones de euros tras analizar las cuentas de la anterior directiva con otros criterios contables.13
La directiva de Fuentes trajo una nueva dirección deportiva, José Mari Bakero sustituyó a Roberto Olabe, pero mantuvo en su puesto a Amorrortu como entrenador. A mitad de temporada Amorrortu fue destituido como entrenador del equipo por los malos resultados. Las lesiones de larga duración y la situación de club obligaron a fichar en el mercado de invierno a Mark González yMorten Skoubo y los centrocampistas Dalibor Stevanovic y John Viáfara. Gonzalo Arkonada se estrenó como nuevo entrenador. Debido a los malos resultados y peligro de descenso, a falta de 9 jornadas, Arkonada fue sustituido por el propio director deportivo del club, José Mari Bakero, que logró reconducir in extremis la situación del equipo. La Real logró su salvación matemática en la penúltima jornada.

La temporada del descenso (2006-07)

Bakero planificó la temporada 2006-07 con la idea de configurar una plantilla experimentada que evitase los problemas clasificatorios. Para ello se realizaron el mayor número de cambios en la plantilla de la historia reciente de la Real. Una revolución que sin embargo resultó un completo fracaso. En la portería el veterano Alberto abandonó el club tras década y media en el mismo convertido en el segundo portero con más partidos disputados en la historia realista. Para cubrir su plaza se fichó a un joven portero internacional chileno que pudiera hacer la competencia a Riesgo por ese puesto, Claudio Bravo. En la defensa se marcharon Brechet y Boris, que ya la temporada pasada apenas habían contado. También acabó cayéndose de la plantilla Jauregi, al que una enfermedad forzó a retirarse durante la temporada 2006-07. Para sustituirles Bakero fichó a dos experimentados jugadores nacionales, Juanito y Gerardo, que podían desempeñarse tanto en la defensa como en el centro del campo. Del filial ascendieron dos jugadores; Mikel González y Ansotegi para el centro de la defensa. En el centro del campo se fueron Viáfara, llegado en el mercado invernal y dos canteranos a los que la suerte no había acompañado demasiado, Gabilondo y Larrea.
La delantera era la línea con más cambios respecto a la temporada anterior. Nihat, el jugador más incisivo y decisivo de la Real en los últimas años decidió no renovar y fichó por el Villarreal CF. Tampoco seguía Mark González, que había llegado a préstamo durante el mercado invernal y fue decisivo para la salvación. La tercera baja en esta línea fue la de un histórico como Óscar de Paula que abandonó la Real por la puerta de atrás tras finalizar su contrato en 2006, aunque su aportación había sido muy pequeña la temporada anterior. De esa forma la delantera del equipo quedaba configurada por Skoubo, Kovacevic y dos jóvenes canteranos Díaz de Cerio y Agirretxe, este último todavía con ficha del filial. La carencia de gol fue el mayor lastre del equipo durante esta campaña. Kovacevic, se había recuperado de una lesión de larga duración y aunque fue el punta que jugó habitualmente esa temporada mostrando siempre gran compromiso con el equipo, no logró recuperar su olfato goleador de antes de la lesión. Darko estuvo negado en el gol esa temporada, anotó su primer gol en marzo, poniendo fin a una sequía que duraba casi 15 meses y 24 partidos. Acabó la temporada con solo 3 goles en todo el año, una cifra ridícula comparada con sus números de antaño. Skoubo, que había llegado la temporada anterior en el mercado invernal dejando una buena impresión aportó todavía menos. Se pasó casi toda la temporada de baja afectado por dolores en la espalda. Díaz de Cerio era un debutante al que no se podía cargar de toda la responsabilidad anotadora, llegó a marcar 4 dianas en todo el año. Debido a estas carencias, en el mercado invernal la Real sondeó el mercado y se trajo un delantero argentino, Germán Herrera, pero resultó también un fichaje fallido, sólo logró marcar un gol en 19 partidos.
El inicio de la temporada fue pésimo. Empezó empatando un derbi en San Mamés, pero luego encadenó una racha de 5 derrotas consecutivas, perdiendo tres partidos como local frente a Sevilla, Recreativo y Zaragoza. En la jornada 7, la Real empató a 0 en Mallorca, pero con el equipo colista y con solo 2 puntos, el crédito de Bakero se había agotado ya. La directiva decidió entregar la dirección del equipo a Miguel Angel Lotina. Con el técnico vizcaíno la Real mejoró mucho en el apartado defensivo, convirtiéndose en un equipo que encajaba muy pocos goles, pero resultaba también nulo en ataque. Ya con Lotina como entrenador, encadenó 4 jornadas seguidas empatando, pero la Real no logró ganar hasta la jornada 15 y acabó la primera vuelta con solo 2 victorias, 7 empates y 10 derrotas. Desde la llegada de Lotina la Real había ganado 2 encuentros, empatado 5 y perdido otros 5 (todos por la mínima). Sin embargo esta situación empeoró al inició de la segunda vuelta, la Real volvió a encadenar una racha totalmente negativa y tocó fondo en la jornada 25 tras perder 3-2 en Zaragoza. Encadenaba su octava jornada sin ganar, casi siempre derrotas por la mínima y pasaba a ocupar el farolillo rojo con 14 puntos y a 12 de la salvación.
El equipo parecía desahuciado en aquel momento, aunque la directiva siguió confiando en la labor de Lotina, entonces protagonizó una racha positiva y una recuperación inesperada. En los siguientes 6 partidos ganó sus 3 partidos en casa, ganó al Betis en Sevilla y empató en Villarreal. Solamente fue derrotado por el Espanyol. Logró recortar 9 puntos en su desesperada lucha por la salvación hasta quedarse solo con 3 puntos de desventaja. Tras perder los siguientes dos partidos, en Getafe por la mínima y en casa ante el líder, F.C. Barcelona, esta distancia se volvió a alejar hasta 6 puntos. Entonces la Real afrontó dos finales consecutivas frente a rivales directos, ganó en casa del Nástic de Tarragona por 1-3, dejando a los catalanes a 6 puntos de distancia más gol average y prácticamente en Segunda y posteriormente ganó por 3-1 en Anoeta al Celta, equipo con el que estaba empatado a puntos, dejando a las gallegos a 3 puntos de distancia y también con el gol average particular perdido. A falta de tres jornadas la salvación estaba a 2 puntos de distancia. En la jornada 36 la Real Sociedad visitaba El Sadar para enfrentarse a un Osasuna casi salvado, aunque los navarros no lo estaban matemáticamente. Osasuna derrotó por 2-0 a la Real, obtuvo su salvación matemática y la Real se quedó virtualmente descendida a 4 puntos de la salvación con solo 6 puntos en juego.
El 1 de junio de 2007, ante el inminente descenso del club, el presidente Miguel Fuentes dimite de su cargo y es sustituido por María de la Peña, miembro de su Junta Directiva. El 9 de junio se disputa la penúltima jornada en la que parecía que se iba a materializar el descenso. La Real se enfrentaba en casa al Racing de Santander. En una tensa noche marcada por los transistores, ya que los restantes partidos se jugaban a la misma hora, sin embargo las noticias que llegaban de los otros campos eran bastante positivas, ya que tanto Betis como Athletic, equipos que marcaban la permanencia perdían sus partidos. Gracias a estos resultados la Real estuvo a punto de reengancharse in extremis a la lucha por la permanencia, pero no fue capaz de ganar al Racing; Calatayud, portero del Racing le paró un penalti al realista Savio en los últimos compases del partido. De haber marcado este gol la Real hubiera ganado este partido y hubiera afrontado la última jornada con esperanzas de salvación, pero el 0-0 dejó a la Real prácticamente sin posibilidades. No descendió hasta la última jornada, pero las posibilidades de salvarse eran ya muy remotas. La Real tenía que ganar en Valencia y esperar a que el Betis perdiera y el Celta no ganara, una triple carambola. Finalmente el descenso se materializó el 17 de junio en Mestalla tras empatar a 3 con el Valencia y sin que se produjera ninguno de los otros 2 resultados necesarios para la salvación. El once de aquel fatídico día estaba formado por Riesgo, Ansotegi, Víctor López, López Rekarte (Novo), Gerardo, Garitano, Estrada, Savio, Juanito (Mikel Alonso), Díaz de Cerio y Kovacevic (Germán Herrera). El club desciendió a Segunda División, dejando atrás 40 temporadas seguidas en Primera.14
Tres años más tarde, Ansotegi formaría parte del once que logró devolver a la Real a primera un 13 de junio de 2010. Riesgo y Estrada también formarían parte de la plantilla que logró volver a Primera División

Los años en Segunda División (2007-10)[editar · editar código]

En la temporada 2007/08 María de la Peña dimitió y con ella todo el consejo de administración, dando paso a unas elecciones en las que Iñaki Badiola se presentó como único candidato. Badiola fue elegido presidente de la Real Sociedad con el apoyo del 72% de los presentes, el 43% del total. A pesar de la inestabilidad institucional y de los problemas económicos, la Real rozó el ascenso esa misma temporada, acabando en cuarta posición con 68 puntos -a cuatro puntos del segundo y tercer clasificado-.
En 2008 la Real se vio obligada a declararse en concurso de acreedores.15 El 20 de diciembre de 2008, en una accidentada Junta extraordinaria de accionistas, Jokin Aperribay, presentando su candidatura pocas horas antes, logra desbancar a Iñaki Badiola de la presidencia realista. De esta manera, Jokin Aperribay se convirtió en el 30º presidente de la historia de la Real Sociedad.
En la temporada 2008/2009 el equipo txuri urdin notó la grave situación económica e institucional y, salvo en momentos puntuales de la temporada, estuvo relativamente lejos de las posiciones de ascenso a Primera División. La temporada la finalizó en sexta posición con 67 puntos, a catorce puntos de los puestos de ascenso.

Centenario y regreso a Primera División (2010-...)[editar · editar código]

En 2009, la Real Sociedad celebraba su centenario afrontando su tercera temporada consecutiva en Segunda División. Martín Lasarte fue nombrado entrenador del primer equipo.16 Con jugadores de la cantera como Antoine Griezmann o David Zurutuza y con algunos cedidos que fueron decisivos como el de Carlos Bueno la Real Sociedad abordó la temporada 2009/2010. La temporada empezó de forma dudosa pero los buenos resultados llegaron. El ascenso se certificó con una victoria en la penúltima jornada. En enero de 2010 el club logró la salida del concurso de acreedores.
En su vuelta a Primera División, la Real Sociedad mantuvo el mismo bloque que logró el ascenso de categoría y fichó a futbolistas consagrados en la élite como Raúl Tamudo o Joseba Llorente. Una muy buena primera vuelta vino seguida de una segunda vuelta en la que se temió por la permanencia. Se consiguió evitar el descenso con un empate en Anoeta en la ultima jornada.
Al finalizar la temporada Martín Lasarte fue sustituido por Philippe Montanier. Tan solo se realizaron dos fichajes durante el mercado de verano de 2011:Carlos Vela y McDonald Mariga. Tras un primer tramo lleno de dudas el equipo se estabilizó terminando la temporada en 12º posición con 47 puntos.
Para la temporada Temporada 2012/13, la Real la afrontó con los fichajes de Carlos Vela, "Chory" Castro y la cesión de José Ángel Valdés; perdiendo al capitán Mikel Aranburu y Joseba Llorente (cedido al CA Osasuna). De forma inesperada la Real Sociedad conseguiría el 4º puesto que le daba acceso a laLiga de Campeones de la UEFA. Al final de la liga el central Íñigo Martínez y el lateral Carlos Martínez pasan a formar parte del once ideal de la liga.Philippe Montanier no renovó su contrato con la Real y se marchó al Stade Rennais. Jagoba Arrasate, segundo entrenador con Montanier, ocupó su lugar. Con Arrasate se accedió a la fase de grupos eliminando al Olympique de Lyon.

Uniforme

CAMBIOS EN LA CASACA DE LA REAL SOCIEDAD 



·         Uniforme titular:
Desde su fundación la Real Sociedad siempre ha vestido el mismo uniforme, camisa con franjas azules y blancas alternativamente (de ahí que le llamen equipo "txuri urdin", (en euskera, "blanco y azul") y pantalón blanco, las medias han ido variando según el año, siendo blancas y azules o totalmente azules.
·         Uniforme alternativo:
Varía según los años, normalmente es totalmente azul en camiseta, pantalón y medias; aunque también ha sido verde, negra, roja, blanca, naranja e incluso verde-amarilla en honor a los colores del San Sebastián Recreation Club, equipo embrión de la actual Real Sociedad de Fútbol.
En la temporada 2013/2014 el uniforme sera totalmente de color negro.

·         Tercera equipación:
En la 2010/2011 es totalmente verde.
Sponsors: Canal+ y Kutxa
Firma deportiva: Nike
El Estadio Municipal de Anoeta

ESTADIO DE ANOETA EN SAN SEBASTIÁN


fue inaugurado el 13 de agosto de 1993 y se ubica en San Sebastián, (Guipúzcoa, País Vasco, España). Principalmente es utilizado por la Real Sociedad de Fútbol, pero también se celebran en él espectáculos de gran envergadura, como lo son conciertos o partidos de rugby, entre otros. Dispone de una pista de atletismo alrededor del césped y ha sido calificado por laUEFA como estadio de máxima categoría, siendo elegible como estadio para celebrar una final de laUEFA Champions League. En 2012, fue anunciado para los próximos años que las pistas serían retiradas, y se remodelaría el campo, que albergaría a más de 40.000 espectadores. Estos son algunos de sus datos:
Capacidad: 32.000 Espectadores
Superficie: Césped natural
Dimensiones del Campo: 105x70 Metros
Dirección: Paseo de Anoeta 1, 20014 San Sebastián; Guipúzcoa, País Vasco, España.

Afición

AFICIONADOS VASCOS ALENTANDO A REAL SOCIEDAD

Según una encuesta del CIS realizada en 2007, era el 6º equipo (empatado con Osasuna) que más aficionados poseía en España. Un 1,3% de la población española sería según dicha encuesta seguidora de la Real Sociedad. Otro 1,5% de la población simpatizaría con este equipo aún sin ser este su primer equipo.3
EL club cuenta con 27.000 abonados, por encima de la mitad de los equipos de la Primera División, igualmente está por encima de la media en número de abonados relativos, es decir comparándolos con el censo demográfico de la ciudad en la que se asienta. En abril de 2011 el premio "Jugador Nº12" de laLFP fue otorgado a la Real Sociedad como reconocimiento a su gran afición por su papel en la temporada del ascenso (2010-11).4 En septiembre de 2011existían 114 peñas de aficionados de la Real Sociedad formalmente establecidas y reconocidas por el club en su página web. Su distribución geográfica es la siguiente:5
·         20 peñas en la ciudad de San Sebastián.
·         48 peñas en el resto de la Provincia de Guipúzcoa.
·         5 peñas en el resto de la Comunidad Autónoma Vasca (3 en Álava y 2 en Vizcaya)
·         5 peñas en Navarra.
·         34 peñas repartidas por el resto de España.
·         2 peñas en el País Vasco Francés.

A lo largo de su historia la Real Sociedad ha contado con diferentes himnos y canciones representativas. La primera canción de la que se tiene constancia que fue dedicada a la Real y que por tanto puede considerarse su primer himno fue una marcha dedicada al club guipuzcoano por Carmelo Betoré el 27 de abril de 1923. En la década de 1950 el maestro Antonino Ibarrondo compuso una marcha vasca interpretada por txistularis llamada A la Real Sociedad de San Sebastián con letra de F. Ugarte. Esta pegadiza marcha fue considerada el himno de la Real Sociedad hasta1970. Fue entonces cuando el entonces presidente de la Real Sociedad, José Luis Orbegozo, encargó al compositor y poeta donostiarra Ricardo Sabadie que compusiera un nuevo himno para el club. Así nació el Txuri-urdin que es el himno del club desde entonces. A los pocos años de nacer este himno, la Real Sociedad vivió los mejores años de su historia, lo que en parte contribuyó a que calara como no habían calado los anteriores y a que perdurara hasta la actualidad. Actualmente, más de 40 años después de su creación, es el himno oficial del club.
El nombre del himno Txuri-urdin quiere decir en euskera blanquiazul y se corresponde tanto a los colores del equipo como al apodo del mismo y de sus seguidores. Está escrito íntegramente en euskera y con una sencilla letra alude básicamente al carácter del club como equipo representativo de San Sebastián y de Guipúzcoa. El Txuri-urdin ha conocido numerosas versiones a lo largo de su historia. El propio Sabadie interpretó la versión original del tema; luego surgió una versión coral interpretada por el coro mixto del Grupo Eskola. La versión más popular, la considerada ya como clásica, es sin embargo, la que interpretó el cantante guipuzcoano Joaquín Laría. En la década de los años 90 también fue muy conocida la versión interpretada por el Orfeón Donostiarraque durante algunos años sonó antes de los partidos de la Real Sociedad en Anoeta.
En 1980, pocos años después de que Sabadíe creara el Txuri-urdin, Imanol Urbieta, que amenizaba el ambiente de Atocha con la banda de Txistularis Txikis, dio melodía a unos versos de Xabier Amuriza creando otro himno para el club, el conocido como Bat, bi, hiru, lau (Uno, dos, tres, cuatro) que aunque se convirtió en muy popular, no llegó a desbancar al Txuri-urdin que ya para entonces se encontraba consolidado como himno oficial del club.6
Con motivo del centenario de su fundación, la Real Sociedad encargó en 2009, un himno del centenario, que fue compuesto por Mikel Erentxun con letra del bertsolari Andoni Egaña. Se trata delEhun urtez (por cien años).
Además de estas canciones suele ser habitual que los aficionados del club canten la Marcha de San Sebastián durante los últimos minutos del partido en caso que el equipo esté consiguiendo claramente una victoria importante.

Datos del club


·         Temporadas en : 65
·         Temporadas en : 16
·         Temporadas en 2ªB: 0
·         Temporadas en : 0
·         Pichichis: Paco Bienzobas (28/29)
·         Zamoras: Luis Arconada (79/80, 80/81 y 81/82)
·         Récord de imbatibilidad en la Liga (partidos sin perder) 38 jornadas (78/79 y 79/80). Con Arconada en la portería, la Real Sociedad consiguió el aún récord histórico de imbatibilidad de la Liga.

Estadísticas en Primera División

·         Número de veces campeón: 2 (80-81 y 81-82)
·         Número de veces subcampeón: 3 (1979-80, 1987-88 y 2002-2003)
·         Número de veces tercer clasificado: 2 (1930-31 y 1997-98)
·         Datos estadísticos:
·         Puesto en la clasificación histórica de la Liga: 8.º
·         Puesto más alto alcanzado en la clasificación histórica: 4.º (1928-29)
·         Puntos: 2.198 puntos
·         Porcentaje de puntos conseguidos: 48,46%
·         Partidos jugados: 2.032
·         Partidos ganados: 761 (165 victorias de tres puntos)
·         Porcentaje de partidos ganados: 37,38%
·         Partidos empatados: 511
·         Porcentaje de partidos empatados: 25,1%
·         Partidos perdidos: 764
·         Porcentaje de partidos perdidos: 37,52%
·         Diferencia victorias/derrotas: -3
·         Goles a favor: 2.948
·         Goles en contra: 2.974
·         Diferencia de goles: -26
Victoria con mayor goleada: 8-0. El 19 de marzo de 1933 contra el Racing de Santander.
Derrota con mayor goleada: 9-1. El 16 de septiembre de 1967 contra el Real Madrid.
Presupuesto: 43.500.000euros, noveno equipo que mayor presupuesto tiene después del Espaynol (2013).
·         Máximos goleadores del club:
Nº                          Nombre                             Goles
1º-                          Satrustegui                          162
2º-                          Cholín                                136
3º-                          López Ufarte                      129
4º-                          Ontoria                               114
5º-                          Paco Bienzobas                  109
6º-                          Kovacevic                          107
7º-                          Uralde                                100
8º-                          José Mari Bakero               91
9º-                          José Mari Pérez                  86
10º-                        Epi                                     85
·         Jugadores con más partidos disputados:
Nº                          Nombre                             Partidos
1.º-                         Gorriz                                 599
2.º-                         Larrañaga                           589
3.º-                         Zamora                               588
4.º-                         Arconada                           551
5.º-                         Fuentes                               495
6.º-                         López Ufarte                      474
7.º-                         Gajate                                 469
8.º-                         Kortabarria                         442
9.º-                         Aranburu                            426
10.º-                       Urreisti                               416
·         Entrenadores con más partidos:
Nº                  Entrenador                  Partidos
1.º-                 Benito Díaz                  389
2.º-                 John Benjamin Toshack           386
3.º-                 Alberto Ormaetxea       324
4.º-                 Andoni Elizondo          234
5.º-                 Salvador Artigas           168
6.º-                 Harry Lowe                  161
7.º-                 José Ignacio Urbieta     143
8.º-                 José Antonio Irulegi     112
9.º-                 Bernd Krauss                99
10.º-               José Berraondo             91

Curiosidades


·         La Real es uno de los únicos nueve equipos españoles que nunca han competido en división inferior a la Segunda (ni Segunda división B ni Tercera). Los otros ocho son también históricos del fútbol español. Todos ellos compiten actualmente en Primera División. Tres de ellos han permanecido siempre en Primera: el Real Madrid, FC Barcelona y Athletic Club; mientras que los otros cinco han permanecido siempre en Primera o en Segunda: Valencia CF, Atlético de Madrid, RCD Español de Barcelona, Sevilla FC y Real Sporting de Gijón.7
·         La Real ostenta el récord de jornadas consecutivas sin conocer la derrota en la Primera División española. Fueron 38 jornadas consecutivas, las 6 últimas de la temporada 1978-79 y las 32 primeras de la temporada 1979-80. A pesar de este récord, la Real solo pudo ser subcampeón de la Liga la temporada 1979-80. En la temporada 2010-11 peligró su récord de 32 jornadas consecutivas sin perder en una misma temporada, ya que el FC Barcelona llegó a estar 31 jornadas consecutivas sin perder, pero la Real Sociedad evitó que los "culés" igualaran su récord al derrotarlos en el que hubiera supuesto el 32º partido consecutivo sin perder del Barça. Fue el 30 de abril de 2011 en el Estadio de Anoeta y la Real venció por 2-1 al FC Barcelona.8
·         La Real Sociedad es el sexto equipo que más internacionales ha aportado a la selección de fútbol de España: 19. Le superan el FC Barcelona, Real Madrid, Athletic Club, Atlético de Madrid y Valencia CF.
  • La Real tiene el honor de haber contado en sus filas con el jugador más veterano que jamás pisó un terreno de juego en la Primera División española. Se trata del entrenador inglés Harry Lowe, que se vio obligado a jugar de manera excepcional un partido liguero en la temporada 1933-34, cuando contaba con 43 años de edad.9
  • El 14 de febrero de 2008, la plantilla de la Real Sociedad hizo público un manifiesto, el cual estaba respaldado por el 70% de los jugadores, en el que tildaban de decisión política el proceso de ilegalización de ANV y EHAK por su relación con Batasuna y abogaban por "el diálogo entre todas las partes como solución al conflicto vasco".10
  • Un puente de la ciudad de San Sebastián sobre el río Urumea está dedicado al club desde 201011 .
  • El primer presidente de la Real Sociedad, Adolfo Saénz-Alonso, era vizcaíno, más concretamente de Portugalete12
  • El escultor Eduardo Chillida y el cineasta Elías Querejeta fueron jugadores de la Real Sociedad en su juventud.
  • La Real es el equipo que tiene el record de partidos seguidos con expulsiones en el equipo contrario, 7.

Palmarés


Torneo                     Campeón Año del título
Primera División de España    2          1980/81 y 1981/82.
Copa del Rey           2              1909 y 1987.
Supercopa de España              1          1982.
Segunda División de España   3          1948/49, 1966/67 y 2009/10.

Real Sociedad B

La Real Sociedad de Fútbol B, conocido popularmente como el Sanse, es el equipo filial del club. Fue fundado en 1951 con el nombre de San Sebastián C.F. Actualmente juega en el Grupo II de la Segunda División B, y la temporada 2013/2014 será la cuarta consecutiva en la categoría tras el ascenso de la temporada 2009/2010.

Entre los jugadores de la plantilla que van a disputar la nueva temporada, destacan por ser futuras promesas los centrocampistas Pablo Hervías y Jon Gaztañaga, el defensa Julen Etxabeguren y el delantero Iker Hernandez.
CERQUITA DEL MAR, EL ESTADIO DE REAL SOCIEDAD

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada