sábado, 19 de julio de 2014

MUNDIAL 1990 * PARTE 4

HISTORIA DE LOS MUNDIALES DE FÚTBOL
MUNDIAL 1990 –
WORLD CUP 1990 –
PARTE 4
COPA DO MUNDO 1990

CIUDADES, ESTADIOS, SEDES, ETC
Ciudad Estadio Capacidad



EL TEMA DEL MUNDIAL
Para algunos la mejor musica de Mundiales de todos los tiempos : “Una Estate Italiana” de Gianna Nannini y Edoardo Benatto.

EDOARDO Y GIANNA


CIAO MASCOTA
A mascote da Copa de 1990 foi Ciao, um boneco que tinha as cores da bandeira italiana, e fazendo embaixadinha.
La mascota de la décimo cuarta edición de la Copa del Mundo de 1990 se llamó Ciao, como el saludo común utilizado por los trasalpinos. Era un futbolista formado con cubos, como un lego con los colores verde, blanco y rojo, y cabeza de balón.

ETRUSCO LA PELOTA DEL MUNDIAL
A bola oficial do torneio foi a Etrusco, fabricada pela Adidas. Fabricada com espuma de poliuretano, aumentando a velocidade dos passes e chutes a gol.
Os gomos tinham três cabeças de leão, evocando o Império Romano. Essa bola foi utilizada com o mesmo nome na Eurocopa de 1992, no Torneio Olímpico de Futebol Masculino nos Jogos Olímpicos de Barcelona - 1992, e nas decisões do Mundial Interclubes no Japão .


LOS PRONOSTICOS EQUIVOCADOS DEL REY
Pelé antes del Mundial declaro que Yugoslavia estaria a su juicio entre las 5 selecciones con más chances de lograr el Título Mundial, bastante alejado estuvo “O Rei” de la realidad.

MISS COPA MUNDO
Paraleamente al desarrollo del Mundial se llevó a cabo el Certamen de Belleza “Miss Copa Mundo” en el que participaron bellezas representativas de los 24 paises finalistas.

EN LA MANSIÓN DE CLARETA
El plantel de Corea del Sur se aloja en el Hotel Du Parc e Du Lac, en la Riva del Garda en Trento. El dato no tendría nada de particular, si no fuera porque el establecimiento hotelero se adapto a los ambientes que conformaban la estupenda mansión de Clareta Petacci la celebre amante de Benito Mussolini.

LA ESPERANZA CHARRUA –
Opiniones de columnistas de Diario El Pais de Uruguay sobre la participación celeste, las mismas fueron emitidas previo al Mundial mostrando las esperanzas en la oncena charrúa.
Uruguay dice Presente con un equipo competitivo que integran jugadores de reconocida enjundia individual. Los nombres de varios de ellos vibran a diario en los cables, para que el mundo sepa de sus hazañas. Su agrupamiento ha sido entorpecido reiteradamente porque esos hombres se deben a los clubes que los han contratado por cifras varias veces millonarias, y que pro su misma trascendencia internacional están obligados a retenerlos en sus filas para participar de los certamenes locales y de importantes copas regionales. Pero, no hay que pasar por alto que también otras selecciones han sufrido esa misma contrariedad; y que los Directores Tecnicos que proyectaron dotar a su combinado del mayor poderío, han tenido que recurrir a piezas consideradas imprescindibles que siguen su carrera fuera de la patria.

LA PREVIA DE URUGUAY
En la preparación para Italia 90, Uruguay alcanzó resultados importantes 1 a 1 con Italia en Verona, 3 a 3 con Alemania en Stuttgart y un histórico 2 a 1 sobre Inglaterra en Wembley, mostrando buena defensa- y por fin- fútbol de ataque.
Pese a los prometedores resultados obtenidos en Europa, resurgieron los motivos de enfrentamientos en la vigilia del Mundial. Los futbolistas del seleccionado desconocieron un acuerdo sobre remuneraciones decidido por la Mutual de Futbolers Profesionales y la Asociación. También tuvieron problemas con periodistas de las radios Carve y Sport y los diarios “El Diario” y “La República” por comentarios que formularon sobre ese tema. Hubo roces asimismo entre dirigentes y futbolistas.
Mientras tanto, se advertía la progresiva influencia sobre el plantel de Francisco “Paco” Casal, ex futbolista de Defensor y Fenix convertido en empresario de éxito.
Las imágenes de televisión lo mostraron muy cerca del plantel, durante la concentración del hotel Veronello de Verona o antes de los partidos del Mundial. El hecho despertó criticas en Montevideo por parte de dirigentes y periodistas.
En la vigilia del torneo, el público montevideano confiaba : de acuerdo a una encuesta publicada por el diario “El Día” , 37% de los consultados opinó que Uruguay estaría entre los ocho mejores, 19% que sería semifinalista y 17% lo veía campeón.

CEREMONIA INAUGURAL DE ITALIA 90


ARRIBA Y ABAJO CEREMONIA INAUGURAL DEL MUNDIAL ITALIA 1990


DE “FUTBOL A SOL Y SOMBRA “ DE EDUARDO GALEANO
El Mundial del .90  Se venden piernas   (Para Ángel Ruocco)
Hasta el Papa de Roma ha suspendido sus viajes por un mes. Por un mes, mientras dure el Mundial de Italia, estaré yo también cerrado por fútbol, al igual que muchos otros millones de simples mortales.
Nada tiene de raro. Como todos los uruguayos, de niño quise ser jugador de fútbol. Por mi absoluta falta de talento, no tuve más remedio que hacerme escritor. Y ojalá pudiera yo, en algún imposible día de gloria, escribir con el coraje de Obdulio, la gracia de Garrincha, la belleza de Pelé y la penetración de Maradona.
En mi país, el fútbol es la única religión sin ateos; y me consta que también la profesan, en secreto, a escondidas, cuando nadie los ve, los raros uruguayos que públicamente desprecian al fútbol o lo acusan de todo.
La furia de los fiscales enmascara un amor inconfesable.
El fútbol tiene la culpa, toda la culpa, y si el fútbol no existiera, seguramente los pobres harían la revolución social y todos los analfabetos serían doctores; pero en el fondo de su alma, todo uruguayo que se respete termina sucumbiendo, tarde o temprano, a la irresistible tentación del opio de los pueblos.
Y la verdad sea dicha este hermoso espectáculo, esta fiesta de los ojos, es también un cochino negocio. No hay droga que mueva fortunas tan inmensas en los cuatro puntos cardinales del mundo. Un buen jugador es una muy valiosa mercancía, que se cotiza y se compra y se vende y se presta, según la ley del mercado y la voluntad de los mercaderes.
Ley del mercado, ley del éxito. Hay cada vez menos espacio para la improvisación y la espontaneidad creadora.
Importa el resultado, cada vez más, y cada vez menos el arte, y el resultado es enemigo del riesgo y la aventura. Se juega para ganar, o para no perder, y no para gozar la alegría de dar alegría. Año tras año, el fútbol se va enfriando; y el agua en las venas garantiza la eficacia. La pasión de jugar por jugar, la libertad de divertirse y divertir, la diablura inútil y genial, se van convirtiendo en temas de evocación nostalgiosa. El fútbol sudamericano, el que más comete todavía estos pecados de leso eficiencia, parece condenado por las reglas universales del cálculo económico. Ley del mercado, ley del más fuerte. En la organización desigual del mundo, el fútbol sudamericano es una industria de exportación produce para otros. Nuestra región cumple funciones de sirvienta del mercado internacional. En el fútbol, como en todo lo demás, nuestros países han perdido el derecho de desarrollarse hacia adentro. No hay más que ver los seleccionados de Argentina, Brasil y Uruguay en este mundial del 90. Los jugadores se conocen

PARTIDO PARA EL RECUERDO
Gran encuentro, muy vibrante el disputado por Alemania y Holanda en la Segunda Fase, el partido fue jugado fuerte y un incidente que no paso desapercibido fue el escupitajo del holandes Rijkaard al aleman Voeller

EL ESCUPITAJO DEL MUNDIAL
He jugado muchas veces contra Holanda, pero este partido tan ominoso me acompañará hasta la tumba. Todavía hoy se me pregunta en todo el mundo sobre ello“, así se acordaba Völler más tarde de este  memorable ”domingo negro“ en ”San Siro“. A Rijkaard la FIFA le suspendió con tres partidos por este acto. Seis años más tarde todavía reinaba un frío invernal en las relaciones entre los dos jugadores mundiales y posteriores profesores de fútbol, antes de que a iniciativa de un patrocinador se pusiera en escena una gran reconciliación. Vestidos en una bata de baño de color amarillo huevo, el “holandés de Surinam“ Rijkaard y Völler de Hessen se daban la mano desayunando, bromeaban sobre el suceso en Milán y hacían como si no hubiera pasado nada antes del partido internacional Países Bajos-Alemania en 1996 en Rotterdam. La rivalidad alemana-holandesa se zanjó en el año 2000. Las Federaciones nacionales de fútbol trabajan de forma intensa en relajar la situación.

VAUTROT HIZO RECORDAR EL MUNDIAL 1934
Al adicionar 8 minutos de más en el alargue de semifinales entre Italia y Argentina, luego declaro que se había olvidado de pitar el final, entretenido el hombre…

UN GRAN PENALISTA
O atajador de penales mejor, criticado por no ser muy seguro en los centros al area el golero Sergio Goycochea fue el heroe argentino en la tanda de penales ayudando a que su selección llegase a la final de la Copa .
Sin dudas el argentino Goycochea que llevo a su equipo a la final, detuvo
2 frente a Yugoslavia ( a Brnovic y a Hadzibegic) y 2 frente a Italia ( Donadoni y Serena - luego Olarticoechea marcaría para los albicelestes y Argentina llegaría a la gran final)

POPPOLO MAL AGRADECIDO
Diego Maradona se enojo con el público napolitano que silbo el himno argentino, por esos tiempos “el Diego” era el idolo mayor del Napoli y había logrado el inédito e historico titulo de la Serie A del Calcio.

LAS DISCULPAS NAPOLITANAS
"Desculpe Dieguito, nós te amamos, mas a Itália é a nossa pátria". Essas palavras expressavam o sentimento da torcida italiana no Estádio San Paolo, em Nápoles, onde Argentina e Itália se enfrentariam. Foi lá que Maradona viveu seus melhores dias na carreira. Começa o jogo, os italianos dominam e Schilacci faz 1 a 0. A Argentina se recupera em campo, mostra um futebol e uma auto-confiança que não mostrara e Caniggia empata. O empate persiste na prorrogação e a decisão da vaga também vai para os temidos penais. A torcida napolitana torce para que, só desta vez, Maradona erre o pênalti, mas ele marca. Goycochea brilha, defende dois pênaltis e a Itália, anfitriã e talvez a maior favorita ao título no início da competição, dá adeus ao tetracampeonato.

EL CABEZA DE TURCO”
Por lo general siempre se busca un culpable para una derrota, los argentinos acusaron al arbitro Edgardo Codesal, según ellos el mismo se equivoco al cobrar un penal inexistente en la final a favor de los alemanes; lo cierto es que Alemania llego entera a la final y merecio ganar.

NOTA 12En lo personal, el Mundial valió un 12 en la Materia Italiano por ser el único en la clase en apostar que Alemania seria Campeón Mundial, más allá que en Semifinales alguien me advirtió falsamente que Inglaterra habia eliminado a Alemania con gol de Parker.

PETER PAN JAMÁS ENVEJECIA 10 partidos sin recibir goles en Mundiales tuvo Peter Shilton.

EL CATENACCIO AYUDO
517 minutos tuvo la valla invicta el arquero Zenga, récord del torneo. 1-0 fue el resultado adverso de la selección argentina en el mundial siguiente a salir campeones (con Bélgica en 82 y Camerún en el 90).
O italiano Walter Zenga foi o goleiro que ficou mais tempo invicto em Copas: 517 minutos. Sua invencibilidade foi quebrada aos 22 minutos do segundo tempo com um gol do argentino Caniggia, na semifinal entre Itália x Argentina, em Nápoles.

MANDARON LOS DEFENSAS
2.21 el promedio de gol por partido en la Copa, uno de los más bajos.

EL FÚTBOL Y LA TELEVISIÓN COMO NEGOCIO
70 millones de dólares recaudó la FIFA en concepto de derechos de televisación. 49 países africanos recibieron la transmisión televisiva del mundial.

LA “SAETA RUBIA” DI STEFANO TAMBIÉN OPINÓEl fútbol del mundial había sido muy pobre y Alfredo di Stéfano fue uno de los que lo dijo. Brasil intentó un fútbol moderno, desacorde al juego que los caracterizaba y les fue mal. Argentina con un nivel muy flojo y su genio en una pierna, no estuvo cerca de su nivel. Italia practicó su juego acostumbrado y Alemania declinó su nivel a partir de octavos. Inglaterra y Camerún fueron distintos al resto y los más dignos de todos. Los africanos le ganaron a Argentina en el debut, por el mismo resultado a Rumania y perdió 4-0 contra URSS. En octavos enfrentó al Colombia de Maturana que dijo “Camerún, no ataca, espera y contragolpea, hubiera preferido jugar con Italia” y así le fue, Higuita perdió la pelota en mitad de cancha y facilitó uno de los dos goles del veterano Roger Milla. En cuartos perdió con Inglaterra sin atenuantes.

LA MAQUINA GERMÁNICA El equipo alemán, dirigido por Beckenbauer fue apabullante. Nueve goles en dos partidos, cuatro de ellos a la complicada Yugoslavia. Una defensa sólida, un mediocampo extraordinario con Matthaus, Littbarski y Brehme y arriba Klinsmann y Völler, dos experimentados goleadores. En octavos con un Klinsmann inspirado venció a Holanda en lo que fue el mejor partido del campeonato en cuanto a técnica. Dinámico, veloz y preciso en lo que la prensa italiana declaró como Milán-Inter por los jugadores de ambos equipos. Le ganó 2-1 en una ida y vuelta emocionante; el árbitro del partido, el argentino Lostau expulsó a Rjkaard y Völler por agresión mutua. En cuartos le ganó a Checoslovaquia defendiendo gran parte del partido y en semifinales enfrentó a la dura Inglaterra en un partido de igual a igual que pudo ser para cualquiera, pero fue para los germanos. El final lamentablemente es conocido. Penal, gol y título para el primer hombre campeón como jugador y técnico (Beckenbauer).

LA REVANCHA ALEMANAAlemania-Argentina fue la primera final repetida (misma que en 1986), la primera que tuvo menos de tres goles, la primera en la que un equipo no marcó y la primera en la que hubo un expulsado (Monzón, Dezotti).

DEBUTANTE DE LUJO
Schillaci debutó con la camiseta italiana en el Mundial y marcó en este torneo 6 de sus 7 goles internacionales.

IL CAPO CANNONIERI
Por J. CARLOS JURADO
Sólo siete partidos le hicieron falta a Salvatore Schillaci para dejar a un lado el anonimato y convertirse en una de las estrellas del Mundial de Italia’90, en el Pichichi del torneo. Schillachi jugó con el Messina en la Serie B hasta que la Juventus le fichó un año antes de la disputa del Mundial. En su primera temporada con la Vecchia Signora, Schillachi marcó 15 goles en 30 partidos. Su instinto goleador, su gran movilidad en el área y su oportunismo le abrieron las puertas de la selección italiana. Azeglio Vicini le convocó a última hora para el Mundial como suplente de Vialli y Carnevale. Sin embargo, un cuarto de hora fue suficiente para que la vida de Schillaci cambiase para siempre.
El 9 de junio de 1990, en el Estadio Olímpico de Roma, Italia debutó ante Austria. Con 0-0 en el marcador, Schillaci entró en el terreno de juego en el minuto 74 por Carnevale. Cuatro minutos después, los aficionados de la azurra celebraban por todo lo alto el gol de ‘Totó’, el gol del triunfo de Italia tras cabecear Schillaci un centro de Vialli.
Ante Estados Unidos, Schillaci volvió al banquillo y a sustituir a Carnevale en la segunda parte pero esta vez no pudo marcar. Ante Checoslovaquia y con Italia ya clasificada para los octavos de final, Vicini reservó a Vialli y Carnevale y alineó de inicio a Roberto Baggio y Salvatore Schilaci. Ambos marcaron y se ganaron con goles su puesto en el once titular de Italia.
Schillaci se mostró letal una vez más en la ronda final. Ante Uruguay, en octavos, y ante Irlanda, en cuartos, decidió el partido con sendos goles. En semifinales, Schillaci hizo soñar a Italia entera con la final del Mundial pero un error de Zenga permitió a Cannigia empatar el partido y forzar la prórroga y la posterior tanda de penaltis.
Con Italia eliminada por Argentina, Schillaci dio a los tifosi la última alegría del torneo. Se coronó como máximo goleador del Mundial con seis goles al marcar de penalti ante Inglaterra y llevó a Italia hasta el tercer puesto. Fue el último partido destacable de Schillaci con Italia. El fracaso de la azurra al no clasificarse para la Eurocopa de 1992 terminó con los días de gloria de Schilaci en la selección italiana.

CONTRADICTORIO
Camerún fue el primer equipo en ganar su grupo y terminar con diferencia de gol negativa (ganó dos veces 1-0, perdió contra URSS 4-0).

MUNDIAL COMPLICADO
Para el golero argentino Nery Alberto Pumpido le echaron la culpa del gol sufrido en el Partido Inaugural frente a Camerún y en el segundo partido se lesiono dando lugar a Goycochea.
DE VUELTA ESCOCIA
De vuelta rumores de alcohol y prostitutas en la concentración escocesa.


¿ UN AUTO- GOL ?
Si , cada jugador de los Emiratos Árabes gano un automóvil Ferrari por el simple hecho de participar en el Mundial, los jeques también premiaron a Mubarak autor del gol contra Alemania obsequiándole un Rolls Royce . 
HOOLIGANS
Mas una vez , enfrentamientos en el caso entre hinchas holandeses e ingleses.

VERDE QUE TE QUIERO VERDE
Sin dudas la hinchada más colorida fue la de los verdes de Irlanda .

PIÑAZO
Fue el que le aplico el argentino Giusti al italiano Baggio en Semifinales

GARRA Y CORAZÓN
Debido a una lesión el defensor Wright de Inglaterra debió jugar el final del vibrante encuentro frente a Camerún con una venda, misma venda que utilizo en Semifinales en el encuentro frente a Alemania.
LOS MEJORES GOLES DE LA COPA DEL MUNDO 1990
De Giannini (Italia) contra Estados Unidos, de Baggio(Italia) luego de un gran dribling frente a Checoslovaquia), Ogris (Austria) contra Estados Unidos tras una rápida carrera, Lacatus de Rumania frente a la URSS, Matthaus de Alemania frente a Yugoslavia , de Uwe Bein (Alemania) frente a los Emiratos Árabes, de Littbarsky de Alemania la mando al ángulo contra Colombia, de Davor Jozic para Yugoslavia la bajo de pecho y fulmino al golero colombiano, de Michel De Wolff (Bélgica) cañonazo frente a Corea, de Kwan Bo Kwang para Corea de tiro libre contra España,  Lubos Kubik de Checoslovaquia de tiro libre contra Costa Rica , de Caniggia (Argentina) contra Brasil tras gran pase de Maradona , de Schillaci bombazo contra Uruguay , de Stojkovic de tiro libre a favor de Yugoslavia contra España-
LOS GRANDES TAMBIÉN ERRAN
Maradona marro un penal frente a Yugoslavia

EL RUGIDO DE LOS LEONES
La selección camerunesa se había clasificado para el Mundial de Italia, pero el combinado sufría las inseguridades propias de un equipo cuyos jugadores aún no estaban familiarizados con las grandes competiciones europeas. Lo más parecido que tenían a una estrella era el carismático Tommy N’kono, que como Milla fue uno de los pioneros del fútbol camerunés en Europa y que era muy conocido en nuestro país por ser el portero del Español. El presidente camerunés pensaba que la selección necesitaba el apoyo moral de un veterano como Roger Milla y rogó al futbolista que volviera a calzarse las botas y aceptase formar parte de aquella selección aunque sólo fuese como referente y guía espiritual para los jugadores más jóvenes. Estaba claro que acudiría como suplente porque ya no estaba en condiciones de jugar partidos enteros, pero su sola presencia y su considerable experiencia serían un acicate para los “Leones Indomables”. Camerún se jugaba mucho en aquel campeonato: tenían un buen equipo, pero muy poca experiencia mundialista. Si conseguían hacerse notar, algo extraordinariamente difícil para un equipo africano, podrían dar un salto histórico. Roger Milla escuchó las razones del presidente y aceptó. Era una cuestión de orgullo nacional: la selección de fútbol era la única manera en que Camerún podía alzar la voz, decir “estamos aquí y servimos para algo”. Su decisión de acudir al Mundial marcaría un antes y un después en la historia del fútbol africano y en el modo en que éste sería percibido por el resto del mundo en adelante. Aquí es donde empieza la increíble historia del jugador retirado que cambió la historia del fútbol de todo un continente.
Un momento, ¿cómo has dicho que se llama este tipo?
Camerún no había tenido suerte en el reparto de grupos; le tocó un grupo más bien complicado. Estaban los vigentes campeones del mundo, la Argentina de Maradona, junto con Rumanía (en la que jugaba por entonces el peligrosísimo Lacatus) y la Unión Soviética. Malos compañeros de viaje para una selección modesta. Pero contra todo pronóstico, el vacilante inicio de los argentinos y el caótico vaivén de resultados propiciaron que Camerún terminase encabezando la clasificación.
Los africanos, con Milla en el banquillo de inicio, empezaron dando la campanada y venciendo a Argentina por 1-0 en el partido inaugural con gol de Omam-Biyik, punzante delantero que jugó un magnífico Mundial y fue el otro nombre más pronunciado de aquel Camerún. Aunque hay que decir, nobleza obliga, que los cameruneses anularon a Maradona con un marcaje no demasiado limpio (hoy, hubiesen terminado con ocho jugadores si llegan a hacerle algo parecido a Messi). Con todo, una victoria sobre Argentina demostraba que el equipo camerunés no era una broma. Eso se confirmó en el segundo partido frente a Rumanía. Los cameruneses no lo tenían fácil: el equipo rumano se había deshecho de los soviéticos con dos goles del venenoso Lacatus. Pero fue entonces cuando, a ojos de la historia, un Roger Milla que saltaba desde el banquillo empezó a labrar su propia leyenda.
Cuando en el minuto 14 del segundo tiempo una selección como Camerún saca al campo a un jugador de treinta y ocho años retirado y que por su edad y estado de forma sólo puede jugar media hora por partido, la reacción lógica es de perplejidad y escepticismo. El rumor que circulaba sobre la llamada del presidente camerunés a Milla no hacía más que terminar de darle a todo el asunto un aire surrealista. Si este jugador fuese tan bueno como para que, habiendo colgado ya las botas, todo un Presidente requiera su presencia, lo sabríamos en Europa. Miremos los archivos: sí, ya lo vemos, el tipo jugó bastantes años en Francia. Ah, estuvo en el Mundial 82 y aun así no nos suena. Bueno, bien, no es Michel Platini. Pero siempre es curioso el ver saltar al campo a un “abuelo”, da algo de lo que hablar. Vamos a reírnos un poco de él.
Minuto 76. Un balón muy alto cae a la izquierda de la defensa rumana. Da un bote considerable, de unos cinco metros, mientras un defensor cubre el lugar con el cuerpo y salta para intentar despejarlo de cabeza. Pero con el instinto depredador que ni la edad ni el retiro duermen, Roger Milla —sí, ese abuelo del que nos íbamos a reír— pega una veloz carrera hasta allí, salta con la fiereza de una pantera desplazando al defensor con el cuerpo, se hace con el balón, encara al portero y busca el ángulo perfecto para marcar con la izquierda. El portero no puede hacer nada. Uno a cero. Milla corre hacia la esquina y empieza a bailar con el banderín de corner: una celebración de gol que se hará célebre durante el campeonato, que será imitada multitud de veces en años posteriores y que es la responsable de que ahora muchos jugadores busquen una celebración “con marca de fábrica”.
El abuelo ha marcado al poco de salir con el oportunismo y la fiereza de un Mario Alberto Kempes. Nos ha dejado a todos un tanto anonadados. Pero veamos qué más ocurre.
Pasan otros diez minutos. Pelea por otro balón aéreo en la frontal del área rumana. Ni defensor ni atacante se hacen con el cuero, que cae mansamente hacia la parte derecha del ataque africano completamente vacía de defensores. De la nada, otra vez como una exhalación, aparece Roger Milla. Finta a un defensa y sin pensárselo dos veces, con uno de esos chutes que suenan duros hasta a distancia, clava el balón por la escuadra sin que el portero rumano lo huela siquiera. Milla vuelve a bailar con el banderín. Después cae de rodillas y deja que sus compañeros le abracen.
Un futbolista jubilado que raya la cuarentena ha finiquitado él solito al peligroso equipo rumano. Tras ganar a Argentina y a Rumanía, los africanos están prácticamente clasificados. La gente empieza a sospechar que la llamada telefónica a la desesperada del presidente de Camerún tenía más sentido del que les había parecido en un principio.
Un día para la historia
En octavos de final esperaba Colombia, un equipo muy respetable que había conseguido sacarle un empate a la poderosísima Alemania —una de las mejores Alemanias que hayamos visto, lo cual es mucho decir— y sobre el que había bastante expectación. En el cuadro colombiano jugaban futbolistas de peso como Valderrama, Fajardo, etc. El equipo sudamericano tenía además a uno de los mejores porteros del momento, René Higuita, conocido por sus excentricidades y por su afición a salir de la portería para jugar el balón como un futbolista de campo más. Era un portero que sabía jugar con los pies magníficamente bien, incluyendo una gran habilidad para tirar faltas: de hecho durante su carrera marcó varios preciosos goles de tiro libre. Pero esa peculiaridad le iba a costar el ser puesto en ridículo delante de todo el planeta, a manos de Roger Milla. Y es que más sabe el diablo por viejo que por diablo.
De nuevo iniciando el partido con Milla en el banquillo, los cameruneses no pudieron romper el cerrojo colombiano. El empate a cero era inmutable, el tiempo reglamentario terminó y se procedió a jugar la prórroga. Había mucha tensión sobre el campo y ambas selecciones se jugaban un hito histórico: pasar a unos cuartos de final que para ambos países habían resultado impensables. Nadie imagina que el show de Roger Milla, que ya ha saltado al campo, va a alcanzar nuevas e inesperadas cotas.
Minuto 106. Nervios, presión y la insoportable incertidumbre propia de una prórroga mundialista. Los colombianos son un equipo valiente y no se arredran; atacan y quieren marcar. Camerún sigue sin tenerlo fácil. Pero por la banda izquierda aparece Omam-Biyik, quien presionado por dos defensores habilita a Roger Milla. Milla recibe de espaldas al área y gira sobre sí mismo: como decía un locutor argentino en una de esas frases gloriosas por su rotunda sencillez que de vez en cuando tienen: “Milla… ¡atención, que sabe! ¡Milla sabe!”. Y sí, le daremos la razón: Milla sabe. Con un único regate dribla a un marcador y despista a un perseguidor con esa pasmosa facilidad tan característica suya, tan sencilla y tan geométrica, tan a lo Van Basten. Entra por la esquina del área y chuta con potencia ante un Higuita que sale del arco intentando detener lo inevitable. Uno a cero. Baile ante el banderín. Milla lo ha vuelto a hacer.
PAUL BIYA MINISTRO DE CAMERÚN RESPONSABLE POR LA IDA DE MILLA AL MUNDIAL


FIN DEL SHOW – GAME OVER PARA RENÉ HIGUITA
Jugada para la historia: Higuita intenta engañar a Milla, quien le roba el balón y corre hacia la puerta vacía sin que el portero colombiano consiga alcanzarle. El camerunés lo celebra e Higuita queda muerto en el suelo. Un gol mítico.
Tres minutos después Colombia ya está saliendo al ataque buscando con desesperación el empate. Encierran a Camerún en su campo y adelantan muchísimo las líneas. En uno de esos trances, la defensa camerunesa despeja un balón al patadón. El balón cae en mitad de un vacío campo colombiano. Higuita, siempre adelantado, sale de la portería para jugarlo. Se lo pasa a un defensa que está a su derecha. El defensa recibe el balón pero ve con el rabillo del ojo que Roger Milla viene hacia él como un cohete y, con perdón, se acojona vivo. Devuelve el balón a Higuita, pese a que están muy fuera del área y el portero no puede cogerlo con las manos. Higuita lo controla no muy bien mientras el tiburón Milla ha variado de dirección, ha cambiado de presa y ya está buscándole a él. Milla huele la sangre.
Higuita, que siempre ha tenido mucha frialdad en esos trances, peca de demasiada sangre fría. En vez de despejar el balón, intenta valiente e insensatamente engañar a Milla pisando el balón y llevándoselo hacia atrás. Un gesto de jogo bonito que podría haberle funcionado con delanteros menos astutos, pero que es una temeridad en unos octavos de final del campeonato del mundo y más frente a un jugador que ha demostrado ya dos cosas: una, que es experimentado. Y dos: que es condenadamente listo.
Milla “sabe”. Milla es más viejo. Milla es el diablo. Ni siquiera deja de correr mientras le lee las intenciones a Higuita, le roba el balón de entre las piernas con travieso descaro y, ya con la pelota en su poder, sigue corriendo hacia la portería vacía. Los colombianos creen ver una aleta sobresalir del agua: el tiburón les ha atrapado en sus fauces. Higuita persigue a Milla con desesperación y se lanza con los pies por delante, intentando pararle aun a costa de la inevitable tarjeta roja… pero Milla ya está muy lejos. Milla está en la antesala de la leyenda. Milla está marcando, está bailando ante el banderín por cuarta vez en el campeonato, está labrando un aura mítica en torno a él. A esas alturas de campeonato, ya es —sentimentalmente— el jugador favorito de todo el mundo.
El futbolista retirado que sólo sale del banquillo para jugar media hora. Ver para creer.
No pudo ser, pero no hizo falta que fuese
Los cuatro goles de Roger Milla en el Mundial 90 tienen una característica común: son goles de astucia y goles de hambre. Goles de depredador. Un mal control de balón en defensa, un bote demasiado alto, una indecisión de los rivales… y Milla aparece de repente, siempre desde atrás y a la carrera, siempre por sorpresa, siempre con una increíble determinación. Parecía tener la brújula de la portería rival en su cabeza, como la luz de un faro, y parecía siempre encontrar la vía más rápida para alcanzar aquella luz. Y eso, saliendo del banquillo con el partido ya muy avanzado. La gente empezó a preguntarse qué hubiese hecho un Roger Milla más joven de haber estado en un equipo grande. Una carrera en Francia parecía insuficiente para alguien con ese talento, como era insuficiente para George Weah, quien terminó de consagrarse en el Milan, donde pudimos comprobar su verdadera estatura. Oportunidad, la de jugar en un grande europeo, que Roger Milla no tuvo.

SUSTO INGLES
Camerún estuvo a punto de eliminar a Inglaterra en Cuartos, partido parejo y clasifico
el conjunto europeo, 2 goles de penal de Gary Lineker 
Camerún se convirtió en el primer equipo africano en llegar hasta la ronda de los cuartos de final llegando a ser conocidos como los "leones indomables".

LOS LEONES INDOMABLES
Se o Brasil não esteve entre os destaques da Copa, a seleção Camaronesa de futebol seria a campeã, se não fosse pela Inglaterra. Comandada pelo experiente Roger Milla, que reconsiderou sua aposentadoria e liderou uma equipe composta de jogadores já consagrados, como o também experiente goleiro Thomas Nkono e o atacante Emmanuel Kundé - remanescentes da Copa de 1982 -, e de jovens atletas, como o meia François Omam-Biyik, o também meio-campista Emmanuel Maboang e o goleiro Jacques Songo'o reserva de Nkono, a equipe africana surpreendeu a Argentina, campeã mundial, e venceu por 1 a 0 no jogo de abertura da copa, gol de Omam-Biyik de cabeça, com a colaboração de Nery Pumpido. Avançou até as Quartas de Final, com vitórias sobre a Seleção Romena de Futebol 2 a 0, dois gols de Milla e Seleção Colombiana de FutebolColômbia 2 a 1 com mais dois gols de Milla, que ao marcar seu segundo gol, tirou a bola do lendário goleiro René Higuita, mas perdeu por 3 a 2 da Seleção Inglesa de Futebol, em um jogo sensacional com viradas dos dois lados e dois pênaltis, ambos convertidos por Gary Lineker, artilheiro da Copa do Mundo FIFA de 1986,realizada no México.
CAMERÚN DIO LA SORPRESA EN EL PARTIDO INAUGURAL DEL MUNDILA


LA DIFICIL CAZA AL LEÓN
Los cuartos de final emparejaron a Camerún con la poderosa Inglaterra del genial Gascoigne y de Lineker. Un partido perdido de antemano. Inglaterra empieza marcando en el minuto 25, como para reforzar esa idea. Los cameruneses, con Milla en el banco, no logran empatar; de hecho están resultando inofensivos en ataque y fallan alguna ocasión clara. Pintan mal las cosas. Pero un partido entre Inglaterra y Camerún, que en otro tiempo hubiese sido considerado un mero trámite para los ingleses, entra en una nueva fase cuando Roger Milla salta al campo. Todo el mundo contiene la respiración. Saliendo como suplente le hizo dos goles a Rumanía y saliendo como suplente le hizo otros dos a Colombia. Los ingleses, que hasta ese momento parecían haber infravalorado el juego de Camerún, tienen  de repente motivos para ponerse nerviosos.
Y lo están. Nada más salir al campo, Milla hace una pared con un compañero, de espaldas al arco (¡siempre de espaldas al arco!), se gira hacia la portería rival y corre hacia la esquina del área para que le habiliten. Se adentra en el área mientras recibe de sus compañeros un pase de tiralíneas. El depredador ataca de nuevo. Un defensa inglés, palmariamente abrumado ante la presencia de la Fiera, le hace la zancadilla. Penalti. Una vez más, Roger Milla ha saltado al césped y la ha liado. Una vez más, ha salido del banquillo y ha transformado el partido a su antojo. No le importa tener enfrente a toda una Inglaterra. Es un león y todos los demás, para él, son gacelas. Su compañero Kunde marca la pena máxima y Camerún empata el partido. Los ingleses tragan saliva. Todos tragamos saliva. No esperábamos que fuera capaz de hacerle esto a Inglaterra “también”.
Sólo cuatro minutos después, Roger Milla recoge un balón a unos quince metros del área. De espaldas a la portería y mirando a sus compañeros, como de costumbre. Tiene la portería en la cabeza, no necesita mirarla.
Se gira. Da unos pasos con el balón. Mira a su alrededor. Ekeke, el jugador que había empezado la jugada, está ya corriendo hacia el área, hacia donde hay un hueco defensivo porque los ingleses están demasiado pendientes de lo que Milla pueda hacer (ya es, después de Maradona, el futbolista que más defensores atrae). Pero Milla no finta ni regatea. No sólo sabe rematar la jugada él, también sabe asistir para que rematen otros. Ve acercarse a su compañero por el rabillo del ojo y con toda tranquilidad, a lo Pelé, le coloca un balón perfectamente domesticado que rueda hacia el punto de penalti. Ekeke sólo tiene que seguir corriendo como una bala y empujarlo para superar la salida del portero. Gol. Camerún va ganando. A Inglaterra. En cinco minutos, ¡en sólo cinco minutos! Roger Milla ha revolucionado el partido y ha puesto a los ingleses contra las cuerdas.
Mientras el comentarista de TVE casi pide disculpas por haber menospreciado las posibilidades de Camerún, a punto están los Leones Indomables de marcar el tercero cuando Milla (¡otra vez él!) hace una de sus paredes con Omam-Biyik devolviéndole un afiladísimo pase de primer toque al interior del área que descoloca a toda la defensa y que Biyik no convierte en gol (¡de tacón!) por muy poco.
Pero los ingleses no se rinden y siguen luchando. También tienen sus opciones: un pase genial de Gascoigne está a punto de ser convertido por Platt. En otra ocasión, los cameruneses, algo torpemente, terminan cometiendo un penalti. Inglaterra marca y empata el partido. Habrá prórroga.
En el tiempo suplementario, Milla sigue haciendo de las suyas pero no hay suerte. Fulmina a un defensor inglés con un sombrero dentro del área pero el chut posterior se va a las nubes mientras Milla, sonriendo, pide un córner que no le conceden. Mientras tanto, otro pase increíble de Gascoigne deja a Lineker solo ante el portero y la jugada, una vez más, termina en penalti (los africanos tienen fútbol pero, excepto a Milla, les falta oficio y astucia). Los ingleses marcan y se ponen por delante. Quedan aún quince minutos de prórroga pero todos en Camerún —salvo, cómo no, Milla— parecen desesperados. Como prueba, Pagal desaprovecha una ocasión chutando de lejos en vez de pasar el balón a Milla, que se había desmarcado muy inteligentemente en la frontal del área. De haberla recibido el “abuelo”, la ocasión de gol hubiese sido clara. No habrá más ocasiones: Inglaterra está crecida y sigue atacando también, pese a ir ganando.
El partido termina y Camerún, por muy poco, queda eliminada del Mundial.
Una historia que no se volverá a repetir
Sello de Camerún con la efigie de Milla y una representación de su mítica jugada ante Higuita.
Pero para entonces Roger Milla ya ha dejado una huella imborrable en nuestra memoria. Nunca antes y nunca después un futbolista ha sido tan determinante jugando tan pocos minutos. Un futbolista de treinta y ocho años, retirado de la profesión. La mayoría no habíamos escuchado su nombre antes de que comenzase el campeonato, pero acaba de terminar el Camerún-Inglaterra y ya sabemos que es definitivamente un grande de la historia del fútbol. Todos estamos con la boca abierta y los ojos como platos. Lo poco que ha jugado, lo ha jugado como los dioses. Ha roto completamente tres partidos que cambiaron del día a la noche en cuanto él salió del banquillo.
Como dijimos al principio del artículo, esta mágica actuación de Milla y la consiguiente clasificación de Camerún para cuartos de final puso al fútbol africano en el mapa. Por primera vez, todo el planeta futbolístico reconoció que en África había una mina de talento por explotar. Nos quedó una cierta sensación agridulce: la de pensar que el fútbol africano iba a dar mucho de sí en el futuro pero que nos habíamos perdido los mejores años de Roger Milla. ¿Hubiese conseguido explotar en el Milán, en el Manchester, en el Madrid?
Milla volvió a jugar con Camerún en el Mundial del 94, ya con cuarenta y dos años, pero con la única intención de usar su fama para convertirse en símbolo reivindicativo del fútbol del tercer mundo. Quería ser un embajador del fútbol africano aprovechando su condición de estrella mediática. Camerún no pudo pasar de la fase de grupos: empató con Suecia, perdió holgadamente con Brasil y fue goleada por Rusia en aquel partido en que Oleg Salenko metió cinco goles. Aun así, Roger Milla se permitió el pequeño lujo de marcar contra los rusos —uno más de sus goles de depredador— y convertirse en el futbolista de más edad que haya marcado nunca en la fase final de un Mundial.
Hoy en día, Milla es una auténtica leyenda viva en Camerún y también en otros países del África negra que, pese a ser rivales futbolísticos, entienden lo mucho que el fútbol africano le debe.
Los aficionados de todo el mundo también le debemos algo: el haber vivido una de las últimas grandes epopeyas del fútbol. Vibramos con el equipo camerunés como si fuese el nuestro… y de hecho era el nuestro, porque Milla nos representaba un poco a todos nosotros. Logró el estrellato cuando todo parecía haber acabado para él. Su coraje, su empuje y el desparpajo con el que quizá sólo un jugador ya retirado y que no tiene nada que perder puede jugar se convirtieron en un ejemplo. No sé si en las escuelas de fútbol le hablan a los chavales de Roger Milla, pero deberían. La lección es sencilla: nunca sabes cuándo podrás emplear todo lo que has aprendido. A él, más de dos décadas de carrera le permitieron aprender todo lo necesario para convertirse en una leyenda del fútbol cuando rayaba la cuarentena. Quizá necesitó todos aquellos años de relativo anonimato para saber cómo convertirse en una estrella mundial. Sea como sea, hoy es una leyenda y no se puede hacer la crónica del Mundial 90 sin nombrar a Roger Milla: no se me ocurre mayor logro que pueda obtener un futbolista.
En la actualidad Roger Milla es embajador de Unicef y trabaja por la mejora de las escuelas

UN POLITICO QUE SABÍA DE FÚTBOL
 La selección de Camerún no fue formada por un técnico sino por el Primer Ministro Paul Biya, quien ordenó por decreto presidencial que Roger Albert Milla debía ir al Mundial, a pesar de un año de inactividad. Al final, el veterano marcó cuatro goles de los siete que marcó el conjunto africano.

URUGUAY Y LA CARAVANA DEL OFFSIDE
Con caravana incluida en nuestro país , por el gol de clasificación a segunda fase de cabeza de Daniel Fonseca

EL CHECO AEREO
El vicegoleador del Mundial hizo varios de cabeza, hablamos del checo Thomas Skuhravy .
La XIV Copa Mundial de Fútbol se desarrolló en Italia, entre el 8 de junio y el 8 de julio de 1990.

LOS QUE REGRESARON
A este Mundial regresaron varias selecciones tras muchos años de ausencia: Colombia que no participaba desde 1962,Egipto desde 1934Estados Unidos desde 1950Países Bajos desde 1978Rumania desde 1970 y Suecia desde 1978.

LOS QUE LLEGARON POR PRIMERA VEZ
A estos equipos se suman los debutantes: Costa Rica, siendo la revelación de esta competición al clasificar a octavos de final, por encima de Suecia y Escocia; los Emiratos Árabes Unidos e Irlanda.

UN POQUITO ANTES DEL FIN
Este fue el último mundial para las selecciones que se desintegrarían en los siguientes años comoYugoslavia en 1992Checoslovaquia también en 1992, la Unión Soviética en 1991 y Alemania Federal que se reunificaría en ese mismo año.

LO PAGÓ LA MAYOR
La selección de fútbol de México estuvo vetada de este mundial debido a la falsificación de edades de los jugadores de la selección juvenil.1

LA BASE DEL 89
Sebastiao Lazarone optó por mantener la Base del equipo de Brasil campeón de América en 1989, por tal motivo jugadores destacados en 1990 quedaron fuera de la selección, tal el caso del polemico 10 del Corinthians Neto.

CAMBIANDO EL ESTILO
Brasil, campeão sul americano, comandado pelo técnico Sebastião Lazaroni, adotou o sistema com líbero, com dois alas, chamado 3-5-2, apontado por muitos analistas como contrário às características do futebol brasileiro.
A equipe, dividida por brigas internas, foi precocemente eliminada. Após passar com dificuldades pela primeira fase, apesar de 3 vitórias (2 a 1 na Suécia com dois gols deCareca, 1 a 0 na Costa Rica e 1 a 0 na Escócia, com um gol de Müller a 10 minutos do fim do jogo). o Brasil, em seu melhor jogo no torneio, caiu nas oitavas-de-final, frente à Argentina por 1 a 0 (o gol foi de Claudio Caniggia, em uma única jogada genial de Maradona, que foi muito marcado). O Brasil lutou (chegou a mandar uma bola na trave), mas perdeu várias chances de gol. Foi a pior campanha brasileira desde 1966.
Campeón de la Copa América en 1989, Brasil tenía buenos jugadores en su elenco; para citar solamente algunos: Romario, Bebeto, Careca, Renato Gaúcho, Mozer, Aldair, Ricardo Gomes, Mauro Galvão y Taffarel. Aun así, el equipo del técnico Sebastián Lazaroni no inspiraba confianza en los simpatizantes. El entrenador optó por el esquema táctico 3-5-2 y, por  primera vez en la historia, la Selección Brasilera jugaba de manera tan defensiva.
El resultado fue un fútbol apático.  Brasil sudó para clasificarse en la primera fase. Aunque había conseguido tres victorias, fueron todas en apuros: 2 a 1 a Suecia, 1 a 0 a Costa Rica y 1 a 0 a Escocia. En los octavos de final, encuentro con la Argentina, que había pasado vergüenza en la etapa de grupos, perdiendo inclusive contra Camerún, pero que contaba con Maradona.
Y fue justamente de los pies del camiseta 10 argentino que surgió la jugada fatal. Brasil dominó el partido y creó chances de gol. Pero, cuando faltaban 10 minutos para el final del tiempo reglamentario, Maradona arrancó con el balón, pasó por los marcadores brasileros y encontró a Claudio Caniggia libre en la izquierda. Cara a cara con Taffarel, el atacante no desperdició.
Brasil aun intentó empatar basado en la desesperación, pero la derrota precoz marcó no solo la peor campaña de la Selección desde 1966, sino a toda una generación.  Aquellos días de fútbol atípico, enfocado en la marcación, quedaron conocidos como “Era Dunga”, en referencia al aguerrido volante gaúcho que más tarde tendría su redención

EL BIDÓN DE BRANCO
Depois do jogo com a Argentina, o lateral Branco saiu dizendo que havia "pedido água" ao massagista da equipe adversária e, depois de beber, tinha ficado zonzo. Estranhou que a água dada a ele não fosse do mesmo frasco entregue a Maradona. Ficou preocupado e comunicou ao bandeirinha. Depois, na volta para a concentração, dormiu no ônibus e continuou sonolento no dia seguinte. A história, que parecia uma desculpa pelo fracasso da Seleção em campo, acabou sendo comprovada no início de 1993 pelo massagista argentino Miguel di Lorenzo. Ele confessou ao jornal El Clarín que, em sua maleta, havia dois tipos de água: uma para os argentinos e outra para os brasileiros. As garrafas foram entregues pelo técnico Carlos Bilardo.

EL BIDÓN VENENOSO
Envenenó Argentina a Brasil en los octavos de final?
Por J. CARLOS JURADO
Argentina eliminó a Brasil en los octavos de final del Mundial de Italia’90 con un gol de Caniggia a diez minutos del final. Aunque han pasado ya 20 años de aquel partido, Branco sigue acusando a Argentina de dar a los brasileños agua envenenada con narcóticos durante el partido. “Bebí y me sentí atontado. Después de un tiempo me encontré a Bilardo en Guatemala y le dije: “Desgraciado ¿qué me quisiste hacer?”. Y él me contestó: “Branco en el fútbol todo vale”. Lo asumí con gracia porque le respeto mucho como técnico, pero creo que las reglas tienen un límite”, recuerda el lateral izquierdo de la caraninha.
Al parecer, en un momento en el que el partido estaba detenido por una falta a Maradona, Bilardo y el masajista argentino Miguel di Lorenzo,, Galindez, ofrecieron a los jugadores brasileños botellas de agua con una sustancia que producía somnolencia. Branco confesó que el propio Miguel di Lorenzo y el ex defensa argentino Óscar Ruggeri reconocieron lo ocurrido durante un viaje en el que coincidieron. “Eso no influyó en el resultado. Argentina ganó por una jugada genial de Maradona. Si hubiese tenido que hacer el control antidopaje, podría haber recibido una durísima sanción sin posibilidad alguna de defensa", apuntó.
Maradona también confirmó la historia de los somníferos en una entrevista en la radio: "Alguien había echado un Rohypnol a una botella de agua. Estaban todos y venían a tomar agua los buenos de ellos. Yo les decía tomá, tomá Valdito y Branco se la tomó toda. Después tiraba los tiros libres y se caía”. A las pocas horas Julio Humberto Grandona desmentía las palabras de Maradona y aseguraba que el Pelusa "no estaba en su sano juicio" y que todo se debía a una broma.
Bilardo también lo negó todo y el presunto envenenamiento quedó en nada. La FIFA no investigó lo sucedido a pesar de la petición del presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, Ricardo Texeira. "La FIFA debe investigar ese absurdo. Se trató de una actitud que puede clasificarse como de mal gusto, pero fue una verdadera barbaridad. Creo que el episodio no tuvo influencia en el gol de Argentina ni en el resultado final.

LAS ARTIMAÑAS DE BILARDO Como Bilardo (entrenador argentino) era tan supersticioso, 2 días antes del partido contra los cariocas vio una boda en el hotel donde estaban y llevó al equipo a saludar a la novia… porque eso trae buena suerte!!! Pero no solo ganaron aquel partido por la suerte de ver a la novia… Durante los partidos es algo usual que los jugadores utilicen la bebida del equipo rival en las detenciones del juego en lugar de ir a buscar la suya. Pues en aquel partido Bilardo se encargó de añadir somníferos a algunos botellines, que fueron los que le daban a los brasileños cuando les pedían líquido. Incluso Bilardo lo reconoció personalmente a algunos jugadores diciendo que “en el fútbol vale todo”. Lo que ya dije anteriormente… todo un cabrito.
Otra “jugada” del seleccionador fue la de quemar la bandera argentina de la concentración antes de jugar contra los locales italianos para encabronar/motivar a sus jugadores haciendo parecer que habían sido los aficionados italianos.
En aquella semifinal que se jugó en Nápoles, la “casa” de Maradona, los europeos cayeron en los penaltis y no consiguieron llegar a la final de Roma.
Maradona sabe que después de eliminarlos, a su vuelta al Nápoles tras el Mundial, todo cambió y ya no tenía tantos amigos. Fue un momento clave para la recaida a la droga del astro futbolístico.

DIRIGENTES SIN FE  Durante el partido entre Brasil y Argentina, los pamperos tenían todos los pronósticos en contra, incluso los directivos argentinos tenía la fe por los suelos: habían comprado treinta boletos de avión para trasladar al equipo de Madrid a Buenos Aires una vez terminado el encuentro.

EL GOL DE MULLER
No jogo Brasil X Costa Rica, houve um lance que gerou uma grande repercussão, o gol teria sido feito pelo zagueiro Montero ou por Müller. O juiz tunisiano Naji Jouini deu o gol para o costarriquenho. Mais tarde, a delegação brasileira protestou e o gol veio para Müller. Depois, a FIFA mudou de ideia outra vez e o gol voltou a ser atribuído a Montero.

CAMBIOS SOBRE LA MARCHA
Mudança de regra
Durante a competição, a Fifa determinou que o gol contra, se iniciado com um chute de ataque, devia ser atribuído ao atacante. A polêmica surgiu após o gol brasileiro contra a Costa Rica, Müller chutou, a bola bateu no zagueiro Montero e entrou. A Fifa mudou a decisão do árbitro e deu o gol a Müller.

LOS GOLES ERRADOS POR MULLER
O senador Romeu Tuma, à época superintendente da Polícia Federal, disse que a seleção deveria treinar a sua pontaria com a policia brasileira.

LOS ESPECTADORES BIEN CONTENTOS
No último jogo do Grupo F, Irlanda e Holanda fizeram um papelão. Acomodadas com o empate em 1 a 1, ficaram tocando a bola em seus campos de defesa, sem partir para o jogo, pois o resultado classificaria ambas as seleções, ficando rigorosamente empatadas em todos os critérios. Na metade do segundo tempo, o árbitro francês Michel Vautrotparou o jogo, chamou os capitães e pediu para que as equipes buscassem o gol. Esse apelo não foi atendido. Acabou sobrando para a Holanda, que, com o resultado, pegou a Alemanha Ocidental nas oitavas e foi eliminada. A Irlanda só viria ser eliminada na próxima fase, pela Itália, realizando a façanha de chegar às quartas de final sem vencer nenhum jogo e marcando apenas 2 gols.

LA CAZADA A MARADONA
Caça a Dieguito
Maradona foi o jogador mais caçado na Copa de 90. Ele sofreu 53 faltas e o segundo mais caçado foi o inglês Paul Gascoigne. El pibe de oro mostrou ao mundo que é ambidestro após dar o passe para o gol de Caniggia, na partida que eliminou o Brasil da competição e marcou para sempre a "era Dunga".

DE LAMBADA A LAMBANCA
O ritmo musical que tomou conta do Brasil na época da Copa foi a lambada, dança criada no Pará nos anos 1970.O ritmo chegou ao auge no país nos primeiros anos da década de 1990, muito por conta do paraense Beto Barbosa. Durante a Copa do Mundo, a moda dançante brasileira se espalhou pelo mundo graças aos comandados de Lazaroni. Depois de abrir o placar para o Brasil na estreia contra a Suécia, o atacante Careca correu em direção à bandeira de escanteio e ensaiou passos de lambada. O gesto intrigou os jogadores de outras equipes e a partir daí, os torcedores passaram a aguardar a lambada dos brasileiros. O ponto máximo do gesto porém veio na primeira partida das oitavas-de-final entre Camarões e Colômbia no Estádio San Paolo, em Nápoles. Quando marcou os dois gols da vitória de 2x1 dos Leões Indomáveis sobre os colombianos, o atacante Roger Milla imitou Careca nas bandeirinhas de córner e o ritmo passou a sacudir o Mundial e o resto do planeta, que ficou bastante interessado na lambada.

UN EMPATE TRAS OTRO
A seleção irlandesa em sua 1ª participação em copas conseguiu uma surpreendente colocação, ao terminar em 8º lugar na tabela chegando as quartas de finais do torneio. Porém nas 4 primeiras partidas foram 4 empates, já que na 1ª fase a equipe classificou por sorteio na 2ª colocação da chave F depois de três empates. Nas oitavas, mais um empate contra a Romênia e passagem assegurada as quartas depois de vencer nos pênaltis. Depois de chegar tão longe sem nenhuma vitória, a equipe é derrotada pela Itália, com gol de Schillaci.

LA RECUPERACION DE ROMARIO
Autor do gol do título da Copa América de 1989, o atacante Romário quase não teve presença confirmada por causa de uma grave contusão no tornozelo. O "baixinho" se recuperou em tempo recorde, embora só tenha jogado uma partida contra a Escócia e foi substituído por Müller.

LAS LAGRIMAS DE “GAZZA”
Ao fazer falta no alemão Thomas Berthold, o craque inglês Gascoigne recebeu o segundo cartão amarelo e teve uma crise de choro em campo, pois ficaria de fora da final caso a Inglaterra ganhasse. Mas os alemães levaram a melhor e venceram por 4x3 nos pênaltis. O árbitro dessa partida foi o brasileiro José Roberto Wright.

LA MADONNINA DEL MONDO
Clássico de Milão
O quarto jogo das oitavas Copa de 1990 teve fatos curiosos antes da bola rolar. A começar pelo local do jogo, o estádio San Siro, em Milão. Em seguida, três jogadores das duas equipes jogavam nos dois principais clubes da cidade: Os alemães Andreas BrehmeJürgen Klinsmann e Lothar Matthäus atuavam pela Internazionale e os holandeses Frank RijkaardMarco Van Basten e Ruud Gullit jogavam pelo Milan.

COMO EN CASA
Estrangeiros
Das 24 equipes que participaram da Copa, 12 - além da Itália - tinha pelo menos um jogador que atuasse nos clubes do país-sede.

CAMPEONES EN TARJETAS
Desleais
A Argentina foi a equipe mais indisciplinada do torneio. Teve 23 cartões amarelos e três vermelhos em 177 faltas cometidas.

LAZARONI DESACREDITADO
Prazer, eu sou o Papa
Nas vésperas da Copa, o técnico Sebastião Lazaroni revelou seus dotes de ator, gravando um comercial para a FIAT. O texto acabou virando motivo de piada depois da desclassificação brasileira. O texto do comercial era esse:
Policial: Documentos, senhor Lazaroni. Italiano?
Lazaroni: Não, eu sou brasileiro.
Policial: E o que faz aqui?
Lazaroni: Eu sou técnico da Seleção Brasileira.
Policial: Ah, não. Agora vai dizer que este Uno é também brasileiro…
Lazaroni: Sim, é feito no Brasil e é exportado para a Itália.
Policial: Lazaroni, brasileiro, técnico da Seleção Brasileira, guia um Uno brasileiro. Prazer, senhor Lazaroni, eu sou o Papa!
Essa foi a primeira vez desde a Copa do Mundo de 1966 que a Inglaterra conseguiu chegar as finais, mas perdeu para a Alemanha e para a Itália.

EL MUNDO DE LOS VIDEO GAMES : ANTECEDENTES DEL PES Y DEL FIFA
Este mundial teve jogos para diversos sistemas:
Para computadores PC foi lançado o Italia 90, lançado pela US Gold, que tinha a tabela completa do mundial, os uniformes das seleções, bem como seus principais jogadores.
Para os video games caseiros, foi lançado o World Cup Italia 90, da Sega em parceria com a Virgin Mastertronic e a Olivetti, para o Master System e Mega Drive. A versão do Master System tinha 30 times, incluindo os 24 que se classificaram para as finais, mais 6 que não se classificaram (França, México, Polônia, Dinamarca, China e Hungria). Já a versão do Mega Drive continha 24 seleções mas que não eram as que se classificaram, e tinha o nome dos jogadores diferenciados.

JUVENTUD Y SENECTUD
A Irlanda tinha o time mais velho da Copa do Mundo, com média de idade de 28,9 anos. Os EUA colocaram em campo a seleção mais jovem, com média de 24 anos.
Duelo de titãs

TODOS LOS CAMPEONES JUNTOS
Todas as seleções campeãs mundiais até então (Brasil, Argentina, Uruguai, Alemanha, Itália e Inglaterra) estiveram em uma Copa do Mundo juntas pela primeira vez na história.

OH GOLES MIOS
Es posible que esta parodia se le haya ocurrido a Luciano Pavaortti mientras entonaba “O Sole Mío” para animar la jornada del sorteo del 9 de diciembre de 1989 en Roma. Es lamentable que andando por ahí Sofía Loren, dando vueltas sin la minima seguridad de lo que tenia que hacer o no hacer en el sorteo, al gordo de la voz de platino se la hay ocurrido darle el brazo a Roberto Baggio y Walter Zenga que seran excelentes jugadores pero no figuran frente a la soberbia napolitana.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada